Enfermería
Cover Image
Enfermería Ginecoobstétrica
Capítulo 9. Atención de enfermería en las afecciones benignas del úitero
Ectopía
Erosión
Laceación cervical y ectropión
Cervicitis
Miomas uterinos (fibromas y fibromiomas)
Miomas y embarazo
Preguntas de autoevaluación

Disponible libro a texto completo en versión pdf

El resto de las partes que integran el libro también se encuentran disponibles en dicho formato.

En caso necesario usted puede descargar el producto de Adobe "Acrobat Reader" para visualizar el contenido del libro en formato pdf accediendo al siguiente enlace:

Cervicitis

Es la inflamación del cuello uterino cuando determinados microorganismos arriban a las glándulas cervicales después del coito, aborto, manipulación intrauterina o parto. Si no se trata, la infección se puede extender al útero, las trompas de Falopio y la cavidad pélvica.

La infección se puede causar por:

  1. Virus.

  2. Protozoos.

  3. Hongos.

  4. Bacterias:
  1. Gonococos.

  2. Estreptococos.

  3. Estafilococos.

  4. Escherichia coli.

  5. Cualquiera de las otras bacterias que habitan, normalmente, en los genitales.

Valoración

Puede estar determinada por factores de riesgo como la promiscuidad y en la multiparidad.

La cervicitis, según su evolución, se puede clasificar en:

  1. Cervicitis aguda.

  2. Cervicitis crónica.

Cuadro clínico

Las manifestaciones clínicas pueden ser:

  1. Cervicitis aguda: el síntoma más frecuente es la leucorrea abundante purulenta, la cual puede formar parte de una inflamación pélvica y asociarse a dolor bajo vientre y molestias al contacto sexual acompañado de sangrado en forma de mancha, fiebre e irritabilidad urinaria que hace sospechar cistitis.

  2. Cervicitis crónica: es la más frecuente y es la causa más común de leucorrea, pero puede evolucionar asintomática. Se caracteriza por leucorrea abundante mucopurulenta, y después del contacto sexual se aprecian manchas de sangre, molestias bajo vientre cuando se moviliza el cuello, las cuáles se pueden irradiar a la región lumbar.

Cervicitis aguda

La paciente refiere antecedentes de leucorrea, trastornos urinarios, hemorragia poscoito e hipertermia. Al examen físico se observa leucorrea purulenta, cuello congestionado, edematoso y enrojecido, secreción purulenta por el orificio externo y el cuello cuando se moviliza es muy doloroso.

Cervicitis crónica

Al examen físico se observa leucorrea de aspecto mucoso o con caracteres específicos del agente causal. El cuello puede estar, aparentemente normal o hipertrófico con quistes de retención, se aprecian zonas blanquecinas que alternan con zonas enrojecidas alrededor del orificio externo (Fig. 9.1).


Fig. 9.1. Cervicitis crónica. Tomado de: O. Rigol, Obstetricia y ginecología, 2da. ed., 2004.

Exámenes complementarios

En la cervicitis se deben realizar los complementarios siguientes:

  1. Exudado vaginal: indica el germen específico que causa dicho proceso.

  2. Prueba de Schiller: su fundamento es que, las células con crecimiento atípico están desprovistas de glucógeno y por esto dichas zonas no se tiñen de color caoba como lo hacen las normales, al empapar el cuello con solución yodo yodurada, las que están afectadas permanecen blancas.

  3. Colposcopia: es la visualización del cuello uterino mediante un colposcopio, que permite identificar lesiones del cuello.

  4. Citología orgánica: es el estudio de células tomadas de las capas más superficiales de la vagina, del exocérvix y, ocasionalmente, del endocérvix.

  5. Biopsia: es el estudio anatomopatológico del cuello uterino, mediante la toma de una porción de este. Está contraindicada en la fase aguda y se realiza cuando la colposcopia y la citología son positivas.

Diagnóstico

Se realiza mediante los antecedentes descritos por la paciente y por el examen físico.

Complicaciones

Las complicaciones más frecuentes de la cervicitis son:

  1. Inflamación pélvica.

  2. Esterilidad.

  3. Conjuntivitis y perihepatitis.

  4. Cáncer cervicouterino (cervicitis crónica).

  5. En el embarazo causa aborto, parto pretérmino y muerte neonatal.

Diagnóstico de enfermería

El personal de enfermería debe realizar los diagnósticos siguientes:

  1. Hipertermia relacionada con presencia de microorganismos en el cuello uterino.

  2. Alteraciones de la eliminación urinaria relacionada con inflamación de la mucosa y glándulas del cérvix.

  3. Alteraciones de los patrones de la sexualidad relacionada con inflamación de órganos genitales.

  4. Ansiedad relacionada con preocupación por su recuperación.

  5. Temor relacionado con el diagnóstico, su tratamiento y evolución.

  6. Dolor relacionado con lesiones en órganos genitales.

  7. Riesgo de alteración de la temperatura corporal relacionado con proceso infeccioso.

Intervención

La intervención está dada por acciones de enfermería dependientes e independientes.

Acciones de enfermería dependientes

El personal de enfermería debe realizar las acciones siguientes:

  1. Tratamiento medicamentoso de la cervicitis aguda:

  1. Vía sistémica:

    - Penicilina procaínica (rapilenta): 1 millón de unidades por vía intramuscular, cada 12 h durante 7 días.

    - Si presenta alergia:

    • Kanamicina: 15 mg por vía intramuscular, en 3 dosis.

    • Cloranfenicol: 500 mg por vía oral, cada 6 h.

    • Tetraciclina: 500 mg por vía oral, cada 6 h.

  2. vía local (vaginal):

- Óvulos de sulfamida (acción bacteriostática local).

- Óvulos de ictiol (acción emoliente y antiséptico tópico).

  1. Tratamiento de la cervicitis crónica:

  1. Vía sistémica:
    - Antibiótico ideal de acuerdo con el resultado del antibiograma.

  2. Vía local:

- Óvulos de sulfamida.

- Óvulos de cloranfenicol.

- Embrocaciones vaginales con:

    • Solución de lugol.

    • Mercurocromo.

    • Hibitane.

    • Acriflavina.

    • Ácido bórico a 5 %.

    1. Tratamiento profiláctico:

    1. Revisión sistemática del cuello en el parto.

    2. Revisión sistemática del cuello a las 6 semanas del parto.

    3. Suturas de los desgarros del parto por muy pequeños que estos sean.

    1. Tratamiento quirúrgico: este se lleva a cabo cuando se mejora el estado inflamatorio del cuello y cuando se erradica el germen causal. Se utilizan diferentes métodos como son:

    1. Cauterización.

    2. Electrocoagulación.

    3. Electroconización.

    4. Crioterapia.

    5. Conización.

    Acciones de enfermería independientes

    El personal de enfermería debe realizar las acciones siguientes:

    1. Dar a conocer a la paciente los signos y síntomas de la enfermedad, de acuerdo con la fase en que se encuentra (aguda o crónica).

    2. Explicar los medios diagnósticos que se le indican, dar orientaciones y preparar a la paciente, así como interpretarlos. Como por ejemplo:

    1. Para el exudado vaginal se le realizan las indicaciones siguientes:

      -No realizar contacto sexual 24 h antes del exámen.

      - No realizar lavados vaginales 24 h antes.

      - No tratamiento antibiótico o local (óvulos) los 7 días antes de la prueba.

    2. Para la citología orgánica se indica:

    - No realizar irrigaciones vaginales, ni tener contacto sexual 24 h antes.

    - No tratamiento con óvulos los 7 días antes de la prueba.

    - No realizarle examen ginecológico 48 h antes.

    - Preparación psicológica encaminada a objetivos de la prueba y explicarle que no es dolorosa.

    - Poner a la paciente en posición ginecológica.

    - Cuidar la individualidad de la paciente.

    1. Cumplir estrictamente con la dosis y horarios de los medicamentos suministrados por vía sistémica y local.

    2. Observar reacciones adversas al tratamiento medicamentoso.

    3. Vigilancia de la paciente para que cumpla con el reposo.

    4. Mantener las medidas de asepsia y antisepsia cumpliendo el principio de proteger a las pacientes de lesiones o agentes externos.

    5. Realizar examen físico para valorar características del cuello uterino.

    6. Valorar las características de la leucorrea en cuanto a cantidad y aspecto.

    7. Orientar el correcto aseo y manipulación de los órganos externos, después de la micción y la defecación.

    8. Orientaciones para el hogar:

    1. Orientar el correcto aseo de genitales después de la micción o la defecación (de delante hacia atrás).

    2. Orientar el chequeo periódico del cuello uterino con el especialista.

    3. Proscribir las relaciones sexuales durante la fase aguda.

    4. Evitar promiscuidad y utilizar métodos anticonceptivos (condón).

    5. Utilizar al mínimo las duchas vaginales ya que reducen la flora normal que combate las infecciones.

    6. Consultar al especialista si observa secreciones u olores vaginales anormales.

    7. Llevar alimentación adecuada.

    8. Practicar un examen ginecológico una vez al año.

    Evaluación

    La intervención de enfermería en los casos de cervicitis tiene éxito si:

    1. Experimenta disminución de la hipertermia:

    1. Signos vitales normales.

    2. Ingiere los analgésicos y cumple con las medidas antitérmicas prescritas.

    1. Reduce las alteraciones de la eliminación urinaria:

    1. Elimina orinas claras e inodoras.

    2. No hay urgencia, ni disuria.

    3. Orina cada 2 o 3 h.

    1. Demuestra conductas que promueven la salud:

    1. Ingiere los medicamentos prescritos.

    2. Evita la relación sexual sin protección.

    3. Evita relaciones sexuales con varias parejas sexuales.

    4. No realiza duchas vaginales.

    5. Se asea correctamente los genitales después de la micción y defecación.

    1. Experimenta menos ansiedad.

    2. Disminuye temor:

    1. Demuestra que conoce signos y síntomas de la enfermedad.

    2. Describe ventajas de las pruebas diagnósticas.

    1. Existe alivio del dolor.

    2. Ausencia de complicaciones:

    1. Signos vitales normales (pulso y temperatura).

    2. Ausencia de manifestaciones de infección o sepsis de órganos pélvicos.