Enfermería
Cover Image
Bases conceptuales de enfermería
Autores
Contenido
Introducción
Desarrollo teórico de enfermería
Modelos y teorías de enfermería
Introducción a los modelos de cuidados de enfermería
El método científico de enfermería. Proceso de atención de enfermería. Comparación con otros métodos
Niveles de excelencia en la enfermería profesional
Background sobre algunas de las teóricas en enfermería
Análisis valorativo sobre la aplicabilidad de la teoría de Orlando a la práctica cubana
Entorno. Su influencia en la salud
Valoración ética de la teoría Orem
Implicaciones éticas en el desempeño profesional de la enfermería
Salud como un paradigma actual
Aplicación de la teoría de Dorothea Orem, al proceso de atención de enfermería
Modelos teóricos de Orem y Orlando vinculados a un proceso de atención de enfermería, en un individuo con hiperplasia prostática bilateral
La práctica de enfermería
El pensamiento holístico
Lo académico y lo ético como elementos claves en el logro de la excelencia en enfermería
El problema profesional, la investigación y la práctica clínica de enfermería

Disponible libro a texto completo en versión pdf

El resto de las partes que integran el libro también se encuentran disponibles en dicho formato.

En caso necesario usted puede descargar el producto de Adobe "Acrobat Reader" para visualizar el contenido del libro en formato pdf accediendo al siguiente enlace:

Modelos teóricos de Orem y Orlando vinculados a un proceso de atención de enfermería, en un individuo con hiperplasia prostática bilateral

Juan A. Castillo Mayedo
Yudith Aguilera Serrano

Introducción

En épocas pasadas la enfermería era considerada una ocupación inferior e indeseable; gran parte de la atención dada a los enfermeros en los hospitales, eran brindadas por mujeres indigentes de los asilos y Casas de Caridad, que no contaban con experiencias, ni con el deseo de ser buenas "enfermeras".1

Ya con la introducción en los años 60 del proceso de enfermería le confiere el carácter científico a esta disciplina. En esta misma década, en Cuba, se venía trabajando en la búsqueda de nuevos métodos con vista a elevar la calidad de la atención de enfermería.

En el año 1996 comienza de forma general en el país, la implementación práctica del PAE.2,3 El método científico de actuación de los profesionales de enfermería, vinculados a una base teórica, ayuda a tener mayores posibilidades de éxitos y desarrollar habilidades analíticas que aplicadas en la práctica, a todos los niveles de atención, repercute en la mejoría de los pacientes.

Los grandes teóricos de la enfermería son profesionales que desarrollan conceptos, propuestas específicas y concretas que intentan justificar o caracterizar fenómenos de interés para esta ciencia, por lo que se pueden citar ejemplos como Dorothea Elizabeth Orem, Ida Orlando, etcétera, que con sus postulados vinculados al PAE se logra elevar, en gran medida, los objetivos de la práctica y el razonamiento lógico del pensamiento enfermero.

Por estar estrechamente relacionado los datos teóricos al actuar práctico del enfermero, se ha decidido realizar este trabajo teniendo como objetivo vincular las teorías de Dorotea Orem e Ida Orlando a un PAE, teniendo en consideración las actividades de la asistencia de enfermería en un individuo con hiperplasia prostática bilateral.

Desarrollo

Paciente con 67 años de edad, sexo masculino, de la raza blanca. Su ocupación obrero agrícola. Ingresa por presentar hematuria xxx.

Antecedentes patológicos personales: no refiere.

Antecedentes patológicos familiares: hipertensión arterial

Historia actual de la enfermedad: llega al cuerpo de guardia deambulando con fascie ansiosa, acompañado de su esposa, el mismo refiere que hace ± 3 días presenta dificultad para orinar y ahora no puede realizar su necesidad. Se le coloca una sonda semi-rígida extrayendo un volumen urinario de 500 mL con presencia de coágulos sanguíneos. Se realiza tacto rectal y se palpa la próstata aumentada de tamaño. Por tales motivos se decide su ingreso hospitalario para mejor estudio y tratamiento en sala.

Impresión diagnóstica: hiperplasia prostática bilateral.

Evolución de enfermería: con 7 días de evolución con el diagnóstico de hiperplasia prostática bilateral, se recibe procedente del salón de operaciones donde fue intervenido quirúrgicamente. Llega en camilla, acompañado del camillero, la anestesia utilizada es la raquídea. Reportado de cuidados.

DS: "tengo mucho dolor en la herida." Quisiera levantar la cabeza."

DO: se observa en decúbito supino pasivo, sin almohada, hemoglobina 12,8 g/L, hematócrito y plaquetas normales. Sonda vesical y de citostomía conectada a frascos colectores y permeables. Herida quirúrgica cubierta con apósitos estériles, sin sangramientos. Hidratación parenteral en vena periférica permeable con cloruro de sodio 0,9 %.

Al examen físico presenta:

  1. Piel y mucosas: húmedas y normocoloreadas.

  2. Tejido celular subcutáneo: no infiltrado.

  3. ACV: ruidos cardíacos rítmicos y de buen tono. TA: 130/80 mm Hg y FC: 88 latidos/min.

  4. A. Respiratorio: murmullo vesicular normal, no estertores.

  5. A. Renal: hematuria xx.

  6. Sistema nervioso central: consciente y orientado.

Necesidades afectadas (Kalish)

1. Fisiológicas:

  1. Supervivencia: dolor, eliminación y actividad.

  2. Estimulación: manipulación.

2. Seguridad: protección y seguridad.

Se emplearon 2 tipos de datos: los primarios que son directamente del paciente y los secundarios por la historia clínica y otros familiares y personales de la salud.

Se utilizó para la recogida de datos la entrevista, el examen físico y la observación.

Proceso diagnóstico:

- DE1: dolor relacionado con efectos post-operatorios.
- DE2: alteración del patrón de la eliminación urinaria: hematuria relacionada con instrumentación quirúrgica.
- DE3: deterioro de la movilidad física relacionado con efectos de la anestesia.
- DE4: déficit del autocuidado: parcial para bañarse, vestirse relacionado con estado posoperatorio.
- DE5: alto riesgo de infección relacionado con técnicas invasivas (sonda vesical y de citostomía, puntura venosa periférica).

Al realizar el PAE, la valoración es una de las etapas más importantes, donde los enfermeros ponen en práctica su arte de observador por excelencia y de buen recolector de datos.

Según Orlando, en su teoría, resalta la relación recíproca que se establece entre el paciente y la enfermera. Ambos se ven afectados por lo que hace o dice el otro.4

En concordancia con esta teoría, se necesita una interacción fluida, comunicativa entre enfermero y el paciente en la recolección de los datos. Esto puede trasmitir una información tan valiosa como un buen examen físico, así como detectar las afecciones psíquicas que experimenta el paciente. Cuando se enuncian los datos subjetivos y objetivos se necesita interactuar con el individuo para obtener una información lo más acertada posible.

Los profesionales de enfermería, por lo general, con una aplicación sabia, correcta y concreta de la teoría de interacción de Orlando, en la etapa de valoración, puede llegar a obtener datos significativos a través de los métodos de observación, entrevista y examen físico para detectar las necesidades afectadas y enunciar los diagnósticos.

Por otra parte, Dorotea Orem, plantea que las actividades de autocuidado se aprenden conforme al individuo madura y son afectadas por creencias culturales, hábitos y costumbres de la familia, y de la sociedad. Edad, etapas del desarrollo, y estado de salud, pueden afectar la capacidad del individuo para realizar actividades de autocuidado.5,1

Se comparte la opinión de Dorotea Orem porque cuando se realiza la recolección de datos se deben tener presente las costumbres, creencias del paciente, y el entorno donde se encuentra el mismo.

Es importante señalar que Orem basa su teoría en los requisitos de autocuidado tanto universales, los relativos al desarrollo y cuando falla la salud, esto ayuda a realizar una valoración rica en los datos necesarios que servirán de base para un buen proceso de enfermería, además de una búsqueda minuciosa de la necesidades que más afecta al individuo de esta presentación de caso.

Para Orem la valoración es la demanda de autocuidado y de las incapacidades/limitaciones de la persona para cubrir los requisitos demandados (agencia de autocuidado). Además planteó que la primera etapa del proceso de enfermería implica la determinación de "por qué una persona debe recibir atención de enfermería".

La gran mayoría de los profesionales de enfermería se pregunta, ¿qué necesita el paciente para encaminar estas acciones a satisfacer sus necesidades?, se opina que todo paciente que recibe atención tanto del nivel primario, como secundario necesita una buena valoración, donde se realice una recolección de datos encaminada a restablecer su salud.

Teniendo en cuenta los escritos de Dorotea Orem e Ida Orlando y poniéndolas en práctica en las instituciones hospitalarias es posible realizar una buena valoración, establecer el orden de prioridades de las necesidades afectadas y llegar a un proceso diagnóstico más eficaz, que sirva de base a las demás fases del proceso de enfermería.

En las fases de planificación y ejecución, los objetivos o expectativas que se trazaron para dar solución a las necesidades afectadas de este paciente son:

- E1: alivie dolor, referido por el paciente.
- E2: elimine hematuria hasta que se observe orinas claras.
- E3: recupere movilidad física hasta que cesen los efectos de la anestesia.
- E4: logre autocuidado hasta que el paciente pueda bañarse y vestirse por sí solo.
- E5: evite infección hasta retirar sonda vesical, de citostomía y puntura venosa periférica.

Acciones de enfermería:

  1. Realizar cambios de posición, sin levantar la cabeza cada 4 h.

  2. Observar características del dolor, intensidad, sitio, lugar de desplazamiento durante el turno.

  3. Brindar líquidos, después de las 6 h, moderada al principio y después abundante en cada turno.

  4. Llevar hoja de diuresis en 24 h.

  5. Realizar ejercicios pasivos en su lecho cada 6 h.

  6. Realizar baño de aseo del paciente diario.

  7. Realizar cambios de ropas al paciente cada vez que sea necesario.

  8. Mantener sábanas secas y limpias durante el turno.

  9. Mantener sonda vesical y de citostomía permeable en cada turno.

  10. Observar características del apósito para detectar hemorragias en cada turno.

  11. Mantener puntura venosa limpia, seca y permeable en cada turno.

Los postulados de la teoría de Ida Orlando pueden ser aplicados en las fases de planificación y ejecución, donde es muy importante la interrelación enfermero-paciente para lograr objetivos y acciones de enfermería de mutuo acuerdo con el individuo, dándole soluciones al problema existente y así lograr que el mismo, esté consciente del cuidado que va a recibir, además de aportar ideas que sirven para satisfacer sus necesidades.

Esta teórica enunciaba acciones de enfermería automáticas y deliberadas. La primera "son todas aquellas que se decide por razones ajenas a las necesidades inmediatas del paciente" y la segunda "es la que se decide tras identificar una necesidad del paciente y con el fin de satisfacerla" .4

En el modelo cubano se usan acciones de enfermería independientes e interdependientes las cuales están relacionadas con lo que planteaba Ida Orlando, debido que en ambos modelos se llegan a acciones concretas, dirigidas a satisfacer y darle cumplimiento a las expectativas u objetivos trazados, teniendo siempre un orden de prioridad de acuerdo con los diagnósticos planteados.

Dorotea Orem consideraba que "la planificación es la formulación de objetivos dirigidos al mantenimiento y/o recuperación de los requisitos de autocuidado. Descripción de acciones para lograr el objetivo y la ejecución es el establecimiento de métodos para suplir a la persona, ayudarla o apoyarla con enseñanza y orientación".

Siguiendo los pasos de Orem también se formularon las expectativas y se elaboraron las acciones de enfermería para lograr los objetivos propuestos, que fue resolver las necesidades afectadas, que para Orem no es más que los requisitos de autocuidado.

Al ejecutar las acciones se propone ayudar, enseñar y orientar al paciente y de esta forma incorporarlo a la sociedad como una persona supuestamente sana.

En el caso que se analiza, el paciente se encuentra en el posoperatorio, que a medida que se va restableciendo de la anestesia, va recuperándose gradualmente y las acciones de enfermería se derivan del sistema parcialmente compensador, de la teoría de los sistemas propuesto por Orem, tanto las enfermeras como el paciente realizan acciones de atención.

La teoría de los sistemas, puede utilizarse en todos los procesos de enfermería. Los profesionales de esta especialidad pueden emprender un plan de acciones que ayuda a mejorar su modo de actuación, en dependencia del trastorno de salud o de la necesidad afectada del individuo. Es importante que se conozca que también existe el sistema totalmente compensador y el sistema de apoyo educativo, para satisfacer las necesidades de autocuidado, teniendo en cuenta las limitaciones existentes.

Para Orem "la enfermería son acciones que tienen por objetivo vencer o prevenir el desarrollo de limitaciones en el autocuidado o proporcionar un cuidado propio terapéutico de los individuos que son incapaces de hacerlo por sí mismo".5,1

Partiendo de estos supuestos teóricos, en el desarrollo de la etapa de la intervención, se elabora un plan de acción siempre destinado a dar solución al déficit de autocuidado o a prevenir la aparición de otros trastornos.

Dorotea planteaba que en todo el proceso de enfermería, centrado en el déficit de autocuidado, la actividad de la enfermera y las demandas y actividades de autocuidado del paciente, van a estar siempre condicionadas por factores externos de la persona, tanto en la etapa de valoración como en la de intervención.

Al elaborar los objetivos o expectativas y las acciones de enfermería se deben tener en cuenta los factores que puedan influir en la ejecución correcta del plan de cuidado e interferir en la mejoría de la persona.

En la última fase del PAE que es la evaluación, se materializa y se identifica si hubo o no errores en la actuación de enfermería.

A continuación se enuncia la nota de resumen de esta presentación de caso:

El paciente refiere alivio del dolor, se mantiene con hematuria, se moviliza en su lecho, coopera durante el baño y al vestirse, se mantiene con sonda vesical, citostomía y puntura venosa limpia y permeable.

Ida Orlando consideraba "que la enfermera evalúa sus acciones comprobando la conducta verbal y no verbal del paciente, al final del contacto, con la que mostraba cuando se inició el proceso. Finalmente analiza sus nuevas observaciones para elucidar en qué medida la acción ha aliviado realmente el malestar (evaluación). En caso negativo debe reiniciarse el proceso".4

Orem planteaba valorar el cambio en la agencia de autocuidado, la demanda de autocuidado y los requisitos de autocuidado, que no es más que la evaluación.5,1

Al igual que Ida Orlando, al realizarse el PAE, que culmina con la evaluación, los enfermeros deben interactuar con el paciente, detectando, preguntando, observando y de esta forma evaluando si los objetivos trazados y acciones planteadas dieron respuesta a los diagnósticos elaborados, y si repercutió en el restablecimiento de la salud del individuo sino retroalimentarse, dirigiéndose a la valoración y modificar los errores cometidos, trazándose nuevos objetivos y acciones que resuelvan el problema existente y satisfaga las necesidades afectadas de la persona.

La interacción mutua entre el paciente y el enfermero, las acciones diseñadas y toda la gama de relaciones que puede existir de forma directa e indirecta, se considera que todo esto, conforma el proceso de enfermería al igual que enunciaba Ida Orlando.

Valorando esta nota de resumen, por la teoría de Orem, tendría que basarse en si la demanda de autocuidado ha disminuido y si los requisitos de autocuidado se han resuelto, que no es más que las necesidades afectadas de la persona, entonces la enfermera como Agencia de Autocuidado evalúa si sus expectativas fueron cumplidas y si fuera necesario establecer medidas correctoras que eleven la calidad del plan de cuidados.

Después de haber vinculado estas 2 grandes teóricas a este PAE, cabría decir, que en gran medida puede aplicarse, en el actuar práctico, tanto en la atención primaria como en la secundaria, además que sirve de guía para satisfacer las necesidades afectadas de los pacientes y ayuda a fomentar el pensamiento crítico de los profesionales de enfermería.

Consideraciones finales

Se considera que la aplicación de las teorías del autocuidado y de la interacción durante el PAE, permiten una atención integral al individuo sano o enfermo, además de fomentar el razonamiento crítico y desarrollar las habilidades prácticas de la asistencia de enfermería, en aras de cumplir el principal objetivo, brindar cuidados con calidad y enfoque científico.

Referencias bibliográficas

Leddy S, Pepper JM. Modelos de enfermería. En su: Bases conceptuales de la enfermería profesional. Filadelfia: JB Llippincott Company; 1989. p. 159-67.

Iyer PW. El Proceso de Enfermería. En su: proceso y diagnóstico de enfermería. 3ª ed. México: McGraw-hill Interamericana; 1997. p. 36-150.

Grupo Nacional de Enfermería, material de apoyo para la aplicación práctica del PAE en los distintos servicios del Sistema Nacional de Salud. La Habana. 1994.

Schumacher LP. Fesher S, Marriner TA, Mills DI, Sauter MK. Orlando IJ. Teoría del proceso de enfermería. En: Marriner TA, Raile AM. Modelos y teorías en enfermería. 4ª ed. Madrid: Harcourt; 1999. p. 3-5.

Taylor SG, et al. Dorothea EO. Teoría del déficit de autocuidado. En: Marriner TA, Raile AM. Modelos y Teorías en Enfermería. 4ª ed. Madrid: Harcourt; 1999. p. 175-94.