Enfermería
Cover Image
Temas de Enfermería Médico-Quirúrgica. Primera Parte
Capítulo 4. Atención de enfermería a pacientes con afecciones graves
Introducción
Irrigación e innervación del aparato digestivo
Valoración de la función digestiva y gastrointestinal
Proceso digestivo
Digestión oral
Deglución
Acción gástrica
Acción del intestino delgado
Acción del colon
Historia clínica
Examen físico
Exploración complementaria de los órganos o segmentos
Exploración complementaria del esófago
Exploración complementaria de estómago, duodeno, vías biliares y páncreas
Exploración complementaria de colon y recto
Trastornos del aparato digestivo
Trastornos del aparato bucal
Trastornos del esófago
Trastornos estomacales
Intubación nasogástrica
Trastornos del intestino
Trastornos del hígado
Bibliografía

Disponible libro a texto completo en versión pdf

El resto de las partes que integran el libro también se encuentran disponibles en dicho formato.

En caso necesario usted puede descargar el producto de Adobe "Acrobat Reader" para visualizar el contenido del libro en formato pdf accediendo al siguiente enlace:

Trastornos del esófago

Cáncer de esófago

En los Estados Unidos, el cáncer de esófago se presenta 2 veces más en los hombres que en las mujeres. Se observa más en negros que en blancos y, por lo regular, aparece en el quinto decenio de la vida. El cáncer de esófago tiene mayor frecuencia en otras partes del mundo, incluyendo China e Irán del Norte.

La irritación se considera un factor de riesgo para este tipo de cáncer; en los Estados Unidos, está asociado con la ingestión de alcohol y el consumo de tabaco. En otras partes del mundo, se relaciona con el uso de pipas de opio, ingestión de debidas demasiado calientes y deficiencias nutricionales, en especial falta de frutas y vegetales. Se piensa que estos fomentan la reparación del tejido erradicado.

Fisiopatología y manifestaciones clínicas

Es infortunado que los pacientes suelan tener lesiones esofágicas ulceradas antes de que surjan síntomas. El tumor, que por lo general es un carcinoma epidermoide de células escamosas, suele diseminarse por debajo de la mucosa esofágica o hacerlo directamente en la capa muscular, a través de esta y más allá de la misma hacia los linfáticos. En etapas tardías, se advierte obstrucción esofágica con posible perforación en el mediastino y erosión de los grandes vasos. Cuando los síntomas se relacionan con el cáncer esofágico, la enfermedad, casi siempre, está avanzada. El cuadro clínico abarca disfagia, al principio, con alimentos sólidos y a la larga con los líquidos; sensación de una masa presente en la garganta; deglución dolorosa (odinofagia); dolor o sensación de plenitud subesternal y, en forma tardía, regurgitación de alimentos no digeridos con halitosis o hipo.

Al comienzo, el paciente advierte dificultad intermitente y creciente a la deglución. Este síntoma surge en un principio solo con los alimentos sólidos pero, conforme progresa la neoplasia y la obstrucción se vuelve más completa, ni siquiera los líquidos pasan al estómago. Tiene lugar la regurgitación de alimentos, saliva, hemorragia y disminución progresiva ponderal y del vigor por inanición. Los síntomas iniciales y el momento en que el paciente busca atención médica, con frecuencia, es de 12 a 18 meses. Por tanto, es importante que las enfermeras insistan en que las personas con disfagia consulten de inmediato al médico.

Tratamiento

Si el cáncer esofágico se encuentra en etapa temprana, los objetivos del tratamiento deben encaminarse a la curación; sin embargo, a menudo se presenta en etapas tardías, por lo que los paliativos son el objetivo principal. Este incluye cirugía, radiación, quimioterapia, o con una combinación de estas modalidades, dependiendo de la extensión de la enfermedad.

Intervenciones de enfermería en trastornos de esófago

Se centran en mejorar el estado físico y nutricional del paciente como preparativo para la operación, la radiación o la quimioterapia. Se aconseja un programa de aumento ponderal basado en la dieta rica en calorías y proteínas, sea en forma de líquido o alimentos blandos, si la ingestión es posible. Si no es así, se inicia la nutrición parenteral total y se vigila el estado nutricional durante el tratamiento.

Se instruye al paciente sobre la naturaleza del equipo que se empleará en el posoperatorio, incluido el necesario para el drenaje torácico cerrado, aspiración nasogástrica, fluidoterapia parenteral y, quizás, el de intubación gástrica. Los cuidados en el posoperatorio inmediato son los que se proporcionan a pacientes sometidos a intervenciones torácicas.

Valoración inicial

Anamnesis

La anamnesis completa puede revelar la presencia de un posible trastorno esofágico. La enfermera debe interrogar al paciente sobre el apetito: ¿ha permanecido, si cambió, aumentado o disminuido? ¿Hay molestias con la escasa deglución? Si las hay, ¿surgen solo con ciertos alimentos? ¿Se relacionan con dolor? ¿Las afectan los cambios de posición? Se pide al sujeto que describa la forma en que experimenta el dolor. ¿Hay algo que agrave?

¿Hay otros síntomas que surgen con regularidad, como regurgitación, particularmente la regurgitación nocturna, eructos, pirosis, presión subesternal, sensación de que los alimentos se le atoran en la garganta, saciedad temprana, náuseas, vómito o disminución ponderal? Si hay cualquiera de estos síntomas, conviene interrogar sobre los factores que los alivian o agravan, como cambios de posición, eructos, antiácidos o vómito.

Diagnóstico de enfermería

Alteración de la nutrición por defecto relacionada con dificultad para tragar.

Expectativas

Logre ingestión nutricional adecuada.