Rehabilitación
Cover Image
Agentes Físicos Terapéuticos
PARTE I. GENERALIDADES
Capítulo 1. Generalidades de agentes físicos
Objetivos
Definición de agente físico terapéutico
Reseña histórica de la utilización terapéutica de los agentes físicos
Retos inmediatos de la medicina física en Cuba
Características generales de los agentes físicos no ionizantes
Clasificación de los agentes físicos terapéuticos
Preguntas de comprobación
Referencias bibliográficas

Disponible libro a texto completo en versión pdf

El resto de las partes que integran el libro también se encuentran disponibles en dicho formato.

En caso necesario usted puede descargar el producto de Adobe "Acrobat Reader" para visualizar el contenido del libro en formato pdf accediendo al siguiente enlace:

Clasificación de los agentes físicos terapéuticos

Consideraciones generales

Las clasificaciones son útiles para organizar el conocimiento, facilitan la comprensión y el aprendizaje. Sobre todo en el inicio del estudio de la especialidad, cuando los agentes físicos constituyen temas nuevos y difíciles de asimilar. Sin embargo, cuando se revisa la literatura especializada, no es fácil conseguir una clasificación que abarque y organice todas las posibilidades terapéuticas de la medicina física.

En una gran parte de la literatura es exigua la información que se brinda sobre los agentes físicos. Generalmente, se hace énfasis en la termoterapia y en la electroterapia, y se le da mucho menos importancia a la relación con el ente físico a que se expone el organismo del paciente cuando se aplica el tratamiento.

Es cierto que el ultrasonido se deriva de la corriente eléctrica, pero su forma de interactuar con el organismo es a través de un ente físico mecánico que es la onda sonora; es esta la que determina una reacción particular que identifica a los ultrasonidos. Se dice por ejemplo, que el ultrasonido es un tipo de diatermia (a través de calor). Aunque es cierto e injusto para algunos, pues estaría subestimando la importancia del efecto mecánico. Otro ejemplo es el láser, que se genera a partir de la corriente eléctrica, pero sus cualidades terapéuticas se deben a que constituye un tipo especial de luz, de modo que tampoco debería ser correcto plantear que el láser es un tipo de electroterapia. Un tanto así, ocurre con los campos electromagnéticos, el calor infrarrojo y la luz ultravioleta, en la práctica, todos se derivan de la corriente eléctrica, pero su principal valor como agente terapéutico está dado por el tipo de factor físico que interactúa con el organismo; sin embargo, algunos autores los ubican a todos dentro del tema de electroterapia.

Por ejemplo, la obra el Krusen es el nombre por el que se conoce uno de los libros más importantes de la especialidad, Medicina física y rehabilitación; es uno de los textos más importantes de la especialidad, cargado de excelentes tablas y gráficos que ilustran el contenido. En este libro, Lehmann y Lateur,14 tratan de manera simultánea, el estudio de las diatermias, ultrasonido; asimismo incluyen la hidroterapia, abruptamente se introducen en el tema del láser y finalmente describe la crioterapia. En los capítulos siguientes, Jeffrey Basford,15-16 trata la radiación ultravioleta y la electroterapia. En este último caso hace énfasis en la electroestimulación funcional y en las corrientes TENS. En ninguno de estos capítulos es posible encontrar un acercamiento a una clasificación general de los agentes físicos que contribuya a organizar mejor el conocimiento.

Paralelamente, en el libro Medicina física y rehabilitación. Principios y Práctica, del distinguido profesor Joel A DeLISA, el propio Jeffrey Basford,17detalla los aspectos más esenciales de los agentes físicos y tampoco plantea una clasificación general de estos.

Por otra parte, en el libro Secretos de Medicina Física y Rehabilitación, una vez más Jeffrey Basford y Verónica Fialka-Moser,3 en la sección XIV, "Modalidades físicas", capítulo 84, expresan de manera muy sintética los agentes físicos; mientras, Gorman y cols.,18 dedican el capítulo 85 a la electroterapia, pero se centran fundamentalmente a comentar acerca de las corrientes TENS. Finalmente, Hinderer y Biglin,19 en el capítulo 86 introducen elementos de la tracción vertebral. En ninguno de los casos, ni en otra parte de esta excelente obra aparece una clasificación general de los agentes físicos.

En el libro Rehabilitación médica de Miranda Mayordomo, Rodríguez Bonache,20 trata de manera simultánea los temas de cinesiterapia e hidroterapia en el capítulo 4, mientras Miangolarra Page,21 expone la termoterapia, foto y magnetoterapia, las ondas de choque y la estimulación eléctrica. En este material tampoco se ofrece una clasificación general de los agentes físicos terapéuticos.

En otro excelente libro, Modalidades terapéuticas en rehabilitación de William Prentice, se muestran ampliamente estos temas, aparecen 8 capítulos dedicados al conocimiento de los agentes físicos terapéuticos. El propio autor,22,24,25expone casi todos los temas dirigidos a la electroterapia. Luego Bell,26 Draper,27 Davis,29 y Hooker23,29, dedican capítulos a las modalidades infrarrojas, el ultrasonido terapéutico, la terapia ultravioleta y la tracción vertebral, respectivamente. Tampoco aquí se puede encontrar una clasificación general de los agentes físicos terapéuticos.

Otros textos revisados son el de Rothstein, Roy, y Wolf,30 en su libro Manual del especialista en rehabilitación con una magnitud de más de 1 000 páginas, y publicado en el 2005, dedican la sección 13 a la medicina física, pero evitan una clasificación de las modalidades terapéuticas y hacen una mera relación de algunos agentes físicos, en la que expone elementos muy esenciales de estos. Por su parte, Susan Garrison,31 en su Manual de medicina física y rehabilitación no se detiene a presentar una clasificación de los agentes físicos, sino que pasa directamente al diagnóstico de las enfermedades y su tratamiento, donde se intercalan los procedimientos de la medicina física. Hüter-Becker, Schewe, y Heiprtz,32 en su obra Fisioterapia. Descripción de las técnicas y tratamiento, apenas tratan elementos de la hidroterapia. Tampoco expresan la clasificación, Haarer-Becker y Schoer,33 en el Manual de técnicas de fisioterapia (aplicación en traumatología y ortopedia). Estos últimos, dentro de los procedimientos de kinesiología dedican tres temas a la termoterapia, la hidroterapia y la electroterapia.

Con frecuencia la mayor parte de los agentes físicos son incluidos dentro del campo de la electroterapia. Este es el caso del libro Electroterapia en fisioterapia, en el que el profesor José María Rodríguez Martín,34 describe ampliamente todos los temas inherentes a la electroterapia e incluye además y por orden de aparición, magnetoterapia, ultrasonidos, infrarrojos y terapia láser. Lo mismo ocurre con el colega Dr. Juan Carlos Medrano,35 en su libro Manual de electroterapia, en el cual incluye también capítulos dedicados a la terapia con ultrasonido, campos magnéticos o magnetoterapia y láser.

El mejor acercamiento es la clasificación que propone el libro de Martínez Morillo, Pastor Vega y Sendra Portero, Manual de medicina física. Se considera que este libro ha influido positivamente en el enfoque docente que se ha venido desarrollando en los últimos años en Cuba.1

En ningún caso se considera completa la clasificación. En el presente libro se propone una variante de combinación. Por una parte se utiliza, la división clásica en agentes físicos naturales y artificiales, y luego se asocia con una clasificación que tiene en cuenta, fundamentalmente, los principios físicos mediante los cuales se actúa en el organismo.

Esta propuesta de clasificación se considera muy abarcadora. Es una adaptación de la que tenían los profesores soviéticos que asesoraron la rehabilitación en los años 80. Ofrece al futuro especialista información de toda la amplia gama de factores físicos que se utilizan en medicina, y en particular en la especialidad. Al agruparlos por principio de interacción física, se aprovecha en el proceso de aprendizaje, las características generales de cada subgrupo.

  1. Agentes físicos naturales. Se incluyen los factores físicos naturales que se utilizan con fines terapéuticos, y en cuya forma de aplicación el agente mantiene el estado en que se presenta en la naturaleza. Son ejemplos el sol, el agua de mar y el ambiente costero, los factores climáticos. Como agentes físicos naturales se consideran:

  1. Helioterapia, que se refiere a la utilización de la energía solar con fines terapéuticos.

  2. Talasoterapia, que se refiere a las aplicaciones del agua de mar y los elementos relacionados con el sistema costero.

  3. Climatoterapia, utilización de las propiedades terapéuticas de los diferentes tipos de climas.

  4. Balneología médica o crenoterapia, que se refiere a la aplicación terapéuticas de aguas termales y mineromedicinales.

  5. Peloidoterapia, aplicación de fangos minero-medicinales.

  6. Hidroterapia, que se refiere a la aplicación terapéutica del agua corriente.

  1. Agentes físicos artificiales. Se incluyen los agentes que han sido desarrollados o preformados por el hombre, al transformar distintos tipos de energía.

  1. Termoterapia:

  1. Termoterapia superficial. Calentamiento por la aplicación de compresas, bolsas, turba, parafina, arena, entre otros.

  2. Antroterapia. Uso terapéutico de la sauna y el baño de vapor.

  3. Crioterapia. Utilización terapéutica del frío (hielo, compresas, bolsas, aire frío).

  1. Principio mecánico en la acción terapéutica:

  1. Vibroterapia. Uso terapéutico de las vibraciones.

  2. Ultrasonido terapéutico. Técnicas de ultrasonido y sonoforesis medicamentosa.

  3. Tracción vertebral. Técnicas de tracción mecánica aplicadas al raquis.

  4. Terapia por ondas de choque.

  1. Electroterapia:

  1. Corriente galvánica. Utilización de la corriente directa.

  2. Corrientes de baja frecuencia.

  3. Corrientes de media frecuencia.

  1. Campos eléctricos y electromagnéticos:

  1. Corrientes de alta frecuencia. Diatermia, onda corta, microondas y darsonvalización.

  2. Campos electromagnéticos de baja frecuencia.

  1. Fototerapia:

  1. Radiación infrarroja.

  2. Radiación ultravioleta.

  3. Laserterapia.

  4. Aplicaciones médicas de la luz visible.

  1. Factores radiactivos:

  1. Radioterapia. Aplicadores alfa, gammaterapia, etc.

  1. Medio aéreo artificial:

  1. Aerosoles medicamentosos, hidroaerosoles, aeroiones.

  1. Presión aérea variable:

  1. Oxigenación hiperbárica (OHB).

  2. Presión barométrica negativa y positiva.

Los temas que corresponden con los aplicadores alfa, la gammaterapia, la oxigenación hiperbárica, y la presión barométrica, independientemente de que forman parte de los agentes físicos terapéuticos, son procedimientos empleados como parte del arsenal terapéutico de otras especialidades médicas, por lo que su conocimiento rebasa el propósito de este material.