Rehabilitación
Cover Image
Agentes Físicos Terapéuticos
PARTE 5. PRINCIPIO MECÁNICO EN LA ACCIÓN TERAPÉUTICA
Capítulo 16. Ultrasonido terapéutico
Objetivos
Definición
Fundamentos biofísicos del ultrasonido terapéutico
Interacción del ultrasonido con los tejidos biológicos
Efectos biológicos del ultrasonido terapéutico
Efecto mecánico o efecto no térmico del ultrasonido
Efecto térmico del ultrasonido(diatermia por ultrasonido)
Indicaciones y contraindicaciones para la aplicación del ultrasonido terapéutico
Indicaciones para la aplicación del ultrasonido terapéutico
Metodología de tratamiento y técnica de aplicación del ultrasonido terapéutico
Precauciones y esfectos adversos del ultrasonido terapéutico
Aplicaciones especiales del ultrasonido terapéutico
Preguntas de comprobación
Referencias bibliográficas

Disponible libro a texto completo en versión pdf

El resto de las partes que integran el libro también se encuentran disponibles en dicho formato.

En caso necesario usted puede descargar el producto de Adobe "Acrobat Reader" para visualizar el contenido del libro en formato pdf accediendo al siguiente enlace:

Indicaciones para aplicación
del ultrasonido terapéutico

En general, las indicaciones que se describen son:

  • Trastornos osteomioarticulares, fundamentalmente traumáticos y degenerativos, en los que suelen coincidir un trastorno circulatorio y la presencia de diferentes grados de fibrosis, que impiden el funcionamiento adecuado de las estructuras.72,73

  • En el caso de fracturas óseas, se recomienda a dosis "proinflamatoria", 4 sesiones/semana, las primeras 2 semanas después del trauma, donde ayuda incluso, en la regeneración de epífisis.60,74

  • Retracciones musculares, fibrosis musculotendinosas, contractura de Dupuytren, tenosinovitis, lesiones ligamentarias, lesiones de los cartílagos intraarticulares, etc. Se incluyen sus beneficios en el tratamiento de los procesos reumáticos, en el tratamiento de la fascitis plantar y el espolón calcáneo75-79 (Fig. 16.6).

  • Se ha reportado su efectividad en el tratamiento de casos complejos como esguinces cervicales, en grados i y ii, sin signos de inestabilidad.80 Incluso se reporta en un caso de reimplante de mano, donde si bien la cinesiterapia constituyó el factor principal de la rehabilitación, fue muy útil el ultrasonido, a partir de las 6 semanas, para liberar adherencias. 81

  • También, se han descrito la reparación de los tejidos blandos vinculados con el trauma. A través de la estimulación de la actividad de los fibroblastos, se produce un incremento en la síntesis proteica, regeneración hística e incremento del flujo sanguíneo en los casos de isquemia crónica de los tejidos.61,82-84

  • A la vez que el ultrasonido estimula la producción de colágeno en el tejido lesionado, aumenta también la flexibilidad y la extensibilidad de este colágeno de neoformación; de esta manera mejora la calidad de la cicatrización, y de la reparación de ligamentos y tendones, que devuelve a estas estructuras, una mayor capacidad de soportar cargas y presiones.10,85-88

  • Por esto se plantea que, en la recuperación y reparación del tendón, este tratamiento produce una mejor organización del colágeno, y brinda mayor resistencia al tejido neo-formado.89

  • El ultrasonido es importante dentro del esquema terapéutico de las disfunciones de la articulación temporomandibular (ATM), ya que reduce la contractura de la musculatura masticatoria y periarticular: maseteros, temporal, pterigoideos interno y externo, digástrico, miohioideo, estilohioideo, esternohioideo, tirohioideo, omohioideo, lingual, faringogloso, geniogloso, hiogloso, estilogloso, y palatogloso. Elimina los puntos "gatillo", que actúan como fuentes de dolor primarias o secundarias a una disfunción de la articulación. Impide la transmisión de la sensación dolorosa al sistema nervioso central por dos mecanismos, separadamente, o de forma combinada:61,90

    .
    Por producir bloqueo de los impulsos nociceptivos.
    . Por facilitar la liberación de opiáceos endógenos.

Figura 16.6. Aplicación de ultrasonido en una fascitis plantar. Se trabaja el cabezal de forma perpendicular sobre la piel, para evitar en todo lo posible, la reflexión del haz ultrasónico. Cortesía del servicio de fisioterapia del CIMEQ.

Para las afecciones de la ATM, se puede utilizar un ultrasonido de 3 MHz, en emisión continua (efecto térmico) o pulsada (no térmico), en función del objetivo terapéutico buscado. El ultrasonido pulsado se aplicará con unas intensidades de entre 0,2 W/cm2 a 0,4 W/cm2, el valor temporal del pulso de ultrasonido debe ser del 20 % de la duración total del ciclo.

  • Un apartado especial lo constituye el tratamiento de lesiones del hombro, donde el ultrasonido ha demostrado ser un método eficaz para el tratamiento de las estructuras anatómicas que conforman esta compleja articulación. En tal sentido, Ebenbichler 91,92 ha expuesto en varias oportunidades sus resultados sobre las calcificaciones del hombro. Otros autores también han incursionado en el tratamiento de las tendinopatías, tan frecuentes en esta articulación.93,94

  • Christopher R. Carcía,95 profesor asistente del Departamento de Terapia Física de la Universidad de Duquesne en Pittsburgh, enfatiza la importancia de la ubicación o posición del paciente, en la aplicación del ultrasonido, para lesiones del tendón del supraespinoso y el manguito rotador. Relacionado con esto, critica un estudio presentado por Kurtais Gürsel, et al.96

  • El tema específico de la estimulación en la consolidación de fracturas se ha expuesto tanto en protocolos con experimentación animal como el de Wang,97 Déniz98 y Heckman,99 pero también en estudios clínicos donde se obtuvieron resultados favorables como el de Dyson100 y el de Kristiansen101 con dosis bajas en el orden de los 0,3 W/cm2.

  • En el caso de la enfermedad de Dupuytren, el ultrasonido es el tratamiento de elección en fisioterapia, tratándola con intensidades de 1,5 W/cm2 por 5 min; se puede compensar el dolor y la deformidad en esta enfermedad autolimitante, además de reducir el tiempo de resolución de la enfermedad que habitualmente es de 4 años.102

  • No solo tiene aplicación en los fenómenos degenerativos. El ultrasonido se puede utilizar con efectividad en el tratamiento de puntos "gatillo" de dolor y en casos de neuroma doloroso del amputado; también es muy utilizado en el dolor posherpético, en la enfermedad de Peyronie así como en procesos respiratorios.

  • Se aplica en trastornos circulatorios, como en casos de estasis circulatorias y colecciones líquidas crónicas, como hematomas, fibro-hematomas, así como en el tratamiento del linfedema posmastectomía, dolor mamario por ingurgitación, esclerosis mamaria posimplante, enfermedad de Raynaud, enfermedad de Buerguer y distrofia simpático refleja, entre otras.103-106

  • Se debe aplicar el ultrasonido cuando el hematoma ya tiene signos de organización y se presenta menor riesgo de un nuevo sangramiento, además se le debe realizar al paciente un estudio de los parámetros de coagulación, para saber que existe el menor riesgo de sangramiento.13

  • La solución del hematoma se puede obtener en un período de 4 semanas, en comparación con los 3 meses promedio necesarios, reportados por otros autores;107 aunque la recuperación espontánea de los hematomas puede tomar mucho más tiempo, sin contar con la posibilidad de presentar complicaciones como las infecciones. Se ha reportado como antitrombótico, Neuman,108 o como trombolítico, como es el caso del estudio de Devcic-Kuhar et al.109

  • Se ha empleado con menos efectividad en las lesiones de nervios periféricos, sobre todo de tipo irritativas, neuropatías y dolor fantasma.

  • También se emplea en trastornos dermatológicos subagudos, crónicos, fibrosis y trastornos de la cicatrización.110,111 Se utiliza en la esclerodermia para aliviar las contracturas y la tensión de la piel, pero en este caso, es más útil el empleo de parafina, diatermia con onda corta y microondas.

  • Se reporta en el tratamiento de úlceras cutáneas, aplicado en dosis bajas alrededor de la lesión (menos de 1 W/cm2).112,113

  • En el caso de fenómenos como la sinusitis, se realizó un estudio en una serie de 135 casos liderado por la técnica Elsa María Rodríguez Adams, presentado en la viii Jornada Nacional de Fisioterapia, en el 2000. Se obtuvo una eficacia global del 84 %, solo se reportó cefalea en cinco pacientes, y quedó congestión nasal en uno de ellos, el resto de los síntomas como secreción mucopurulenta, dolor nasogeniano, y aumento del volumen palpebral, desaparecieron.

  • Resultó muy interesante el hecho de no haber diferencia en la eficacia, entre el ultrasonido solo, o la combinación de este con láser o la sonoforesis antiinflamatoria. En todos los casos, la eficacia fue máxima, sin embargo, en la combinación entre ultrasonido y magnetoterapia, la eficacia no rebasó el 70 % (Fig. 16.7).

  • Ha sido reportado junto a otros medios físicos como la hidroterapia y la termoterapia, en el tratamiento previo a la movilización en pacientes encamados, así como en el tratamiento integral de algunos problemas viscerales.114-117

Figura 16.7. Comportamiento de porcentaje de eficacia de la fisioterapia en la sinusitis. Servicio de fisioterapia del CIMEQ.

En los últimos años, y para dar respuesta a un grupo importante de trastornos estéticos, se han desarrollado métodos de aplicación especial del ultrasonido terapéutico. Un ejemplo de esto lo constituye la hidrolipoclasia ultrasónica, que consiste en la infiltración de soluciones en el tejido adiposo que provoca una sobrehidratación del adipocito para luego aplicar ultrasonido e inducir su destrucción; otra novedad es el Dermajet, método que integra el masaje de despegue (endomasaje) y los ultrasonidos, aplicados de forma simultánea. Actúa a nivel hipodérmico. El doble método supone un menor trauma y mejores efectos positivos. Estos esquemas tienen resultados relevantes en el campo de la estética, en el tratamiento de celulitis y del sobrepeso, localizado sin necesidad de anestesia e incómodos posoperatorios de cualquier intervención quirúrgica.118

Contraindicaciones del ultrasonido terapéutico

Como contraindicaciones absolutas, están:

  • La aplicación sobre los ojos (por la posibilidad de cavitación de los medios líquidos del ojo y provocar lesiones irreversibles).

  • La aplicación sobre el área del corazón. Por haberse descrito cambios en el potencial de acción en aplicaciones directas.

  • La aplicación sobre el útero grávido (por cavitación del líquido amniótico, la posibilidad de malformaciones por la hipertermia).

  • La aplicación sobre las placas epifisiarias en los huesos en crecimiento por la posibilidad de inducir un proceso de osteogénesis e interrumpir el crecimiento normal del hueso.119

  • La aplicación sobre el cráneo por la posibilidad de influir sobre el cerebro.

  • La aplicación directa sobre los testículos por el daño que produce la hipertermia sobre las células germinativas.

Otro grupo de situaciones se describen como contraindicaciones relativas:

  • La aplicación después de una laminectomía.

  • Cuando hay pérdida de sensibilidad en la zona a tratar.

  • Cuando hay tromboflebitis y várices severas (por la posibilidad de embolismos).

  • Cuando hay infecciones con riesgos de diseminación.

  • En pacientes con diabetes mellitus no compensadas.

  • En la vecindad de tumores por la posibilidad de estimular o acelerar el crecimiento tumoral; con determinada dosis, se logra destruir zonas tumorales.

  • Contraindicado en los tejidos con irrigación inadecuada. Debido a que la elevación de la temperatura aumentará la demanda metabólica, sin que exista una respuesta vascular apropiada.

No hay contraindicación en el caso de presencia de osteosíntesis, pues no se produce un calentamiento selectivo de las piezas metálicas, sino una reflexión en la interfase entre el metal y el tejido corporal. Lo que se hace es que aplican intensidades bajas ante estas situaciones. 38,120