??? ?????
Enfermería
Cover Image
Manual de Procedimientos de Enfermería.
Capítulo 11. Examen físico
Exámenes médicos periódicos
Exámenes para diagnosticar enfermedades
Pruebas especiales y exánenes complementarios
Técnicas para realizar el examen físico

Disponible libro a texto completo en versión pdf

El resto de las partes que integran el libro también se encuentran disponibles en dicho formato.

En caso necesario usted puede descargar el producto de Adobe "Acrobat Reader" para visualizar el contenido del libro en formato pdf accediendo al siguiente enlace:

Exámenes para diagnosticar enfermedades

Cuando existe una enfermedad, el médico modifica el reconocimiento de acuerdo con los síntomas del paciente. Por consiguiente, los exámenes orientados al diagnóstico varían considerablemente, aun cuando la totalidad de ellos debe incluir el reconocimiento general, a menos que el médico conozca al paciente y cuente ya con estos datos.

Un reconocimiento diagnóstico minucioso es un procedimiento largo que requiere, con frecuencia, los servicios médicos y técnicos de diferentes especialidades que contribuyen a las investigaciones complementarias. Para preparar el equipo apropiado, hay que entender el motivo del examen, ya que un reconocimiento físico ordinario requiere normalmente una mayor cantidad y variedad de equipos, que la exploración centrada en la queja principal. La ayuda al médico comprende adelantarse a las necesidades de este en cuanto al suministro de equipos y materiales, desechar o esterilizar el equipo usado y encargarse de las muestras para el laboratorio.

El examen que se realiza al paciente o consultante puede dividirse en tres partes principales: anamnesis, examen físico y pruebas especiales o exámenes complementarios.

Anamnesis. Es la parte del examen clínico que reúne todos los datos personales y familiares del paciente; se realiza mediante el intercambio de preguntas con el paciente, el familiar o ambos, de los que se vale el médico para obtener los síntomas y signos. En el interrogatorio se incluyen sus costumbres de nutrición, sus hábitos para dormir, sus hábitos intestinales, de micción; en las mujeres se tiene en cuenta la naturaleza del ciclo menstrual; también pueden ser importantes los hábitos de beber alcohol y fumar.

Son pertinentes algunos antecedentes de la familia con respecto a sus enfermedades: unas pueden ser hereditarias, en tanto otras, aunque no tengan este carácter estricto, tienden a repetirse en algunas familias. Toda esta información, que comprende los antecedentes personales y patológicos del paciente y sus familiares, forma parte de la historia clínica.

Examen físico. Se realiza en forma general, regional y por aparatos o sistemas. Es importante que el personal de enfermería conozca las distintas regiones de exploración clínica, para poder preparar todo el instrumental que va a utilizar durante el examen y no le resulte ajeno al hacer referencia a una región determinada. La exploración se hace desde la cabeza hasta los pies, con detalle e insistencia en las particularidades que se descubran.

En el examen físico se incluyen la medición de peso, talla, los signos vitales, la observación del estado físico general, la conducta emotiva e inspección general en cuanto a postura, aspecto de la piel, cabeza, ojos, oídos, nariz, boca, garganta, cuello (incluso región tiroidea y ganglios), tórax (pulmones, corazón, mamas), abdomen, genitales, extremidades, espalda, columna vertebral, sistema nervioso y recto.

Durante el examen, el enfermero suele ser el responsable de cubrir al paciente en la forma adecuada para su comodidad e intimidad, y de ayudarlo, cuando se necesite, a que asuma las mejores posiciones para facilitarle el procedimiento.

Si el paciente puede caminar, suele hacerse una inspección general estando de pie, es decir, se valoran la postura, el aspecto general y se buscan anormalidades. Se le proporcionará un pa?o o papel que se colocará en el piso para protegerle los pies, en caso de no tener pantuflas. De otro modo, se hace con el enfermo acostado boca arriba (decúbito supino); la mayoría de los médicos prefieren que el paciente se siente para examinar la cabeza, el cuello, el tórax y los pulmones (por el frente y por atrás).

El decúbito supino suele elegirse para examinar las mamas, el corazón y el abdomen. El examinador también debe observar las extremidades cuando el paciente esté acostado, pero, con frecuencia, deseará examinarlas tanto en posición de sentado como de pie. Para examinar el recto puede pedírsele a un paciente varón que se incline sobre la mesa de exploración. En los encamados o en mujeres, puede utilizarse la posición de Sims o la genupectoral. La primera también se conoce como semipronación. Es una posición que suele utilizarse en el personal inconsciente.

En la posición genupectoral, el paciente se arrodilla y eleva los glúteos. Es importante cubrir adecuadamente a quienes asumen esta posición. Hay instituciones que tienen sábanas rectales especiales que cubren completamente los glúteos, excepto el orificio circular sobre el ano. Por lo general, se necesitará otra sábana adicional para los hombros y una almohada para la cabeza. Si el hospital no tiene ropas especiales, el enfermero puede improvisarlas con una sábana, que se coloca de forma triangular a través del paciente tratando de que el extremo inferior cubra los glúteos, las esquinas se llevan alrededor de la cara interna de sus muslos. Levantando el doblez de la sábana, se expone el área anal.

La posición de litotomía se utiliza principalmente para exámenes y operaciones en las vías urinarias y reproductivas de ambos sexos. En esta posición el paciente reposa sobre la espalda, con una almohada peque?a para la cabeza. Se flexionan y se separan ligeramente las rodillas. Si el enfermo ha de conservarla más de unos minutos, necesitará apoyar los pies en los estribos.

Como esta posición también es molesta para la mayoría de los pacientes, es importante cubrirlos adecuadamente. Una forma consiste en colocarle una sábana atravesada, de tal modo que el borde inferior se encuentre a 10 cm por debajo de la sínfisis del pubis. Enseguida, se llevan las esquinas inferiores de la sábana hasta la cara interna de los muslos y se doblan alrededor de las piernas. Cuando se levanta el doblez superior de la sábana, se expone el perineo. El enfermero debe cubrir la parte superior del cuerpo del paciente.

Otro método consiste en colocar la sábana diagonalmente sobre el paciente. Las esquinas opuestas a cada lado del paciente se envuelven alrededor de sus piernas y se fijan en los pies. La esquina superior puede doblarse hacia atrás y colocarse sobre la parte superior de la sábana para exponer el perineo.

El examinador (médico o enfermero) recurre a sus sentidos: la vista, el tacto, los oídos e incluso el olfato, para elaborar sus apreciaciones médicas. Los términos empleados en el lenguaje médico para designar estas funciones comunes universales son: inspección, palpación, percusión y auscultación.

Inspección. Significa observar a simple vista. El examinador se percata de la estatura y el contorno del cuerpo, la postura, el color de la piel, la presencia de exantema (erupciones), la sudación, las cicatrices y cualquier alteración patológica externa, apreciable por la simple observación al paciente.

Palpación. Es tocar con las manos. Por la palpación, tanto el médico como el enfermero determinan la velocidad y el carácter del pulso. Varios órganos abdominales y pélvicos se pueden palpar con las manos, haciendo presión sobre la pared abdominal. Algunos órganos son siempre palpables y se notan las variaciones de tama?o, forma y situación. Otros solo son palpables cuando están crecidos o desviados. En cualquier caso, la palpación es una parte importante del diagnóstico.

Percusión. Consiste en golpear una parte para determinar el estado de los órganos o tejidos internos por el sonido que se produce. Para efectuarla, se colocan los dedos de una mano, de plano, sobre la región que se va a percutir, y luego se golpean dichos dedos con la punta de uno o más dedos de la otra mano. Este método se usa en la exploración del tórax y el abdomen particularmente.

Auscultación. Es el procedimiento de escuchar ciertos sonidos que se producen en el interior del cuerpo, bien sea aplicando directamente el oído a la región que se desea auscultar, o por medio del estetoscopio, que es lo más común.

La evaluación que se realiza durante el examen físico:

-

Proporciona una guía que asegura la consistencia en la recopilación de datos.

-

Individualiza el cuidado de enfermería.

-

Aumenta la calidad y cantidad de información que se puede obtener del paciente en un período corto.

-

Proporciona la información básica sobre las capacidades funcionales del paciente, la cual se puede utilizar más tarde para identificar cambios en su estado actual.

-

Establece, desde el principio, una relación interpersonal con el paciente.

-

Suministra la base para la toma de decisiones con respecto a la orientación del cuidado e enfermería.

-

Permite valorar la efectividad del tratamiento.