??? ?????
Enfermería
Cover Image
Enfermería Ginecoobstétrica
Capítulo 2. Semiología ginecológica y trastornos menstruales
Semiología ginecológica
Trastornos menstruales
Hemorragia uterina disfuncional
Síndrome climatérico y menopáusico
Preguntas de autoevaluación

Disponible libro a texto completo en versión pdf

El resto de las partes que integran el libro también se encuentran disponibles en dicho formato.

En caso necesario usted puede descargar el producto de Adobe "Acrobat Reader" para visualizar el contenido del libro en formato pdf accediendo al siguiente enlace:

Semiología ginecológica

El interrogatorio es la puerta de entrada a la relación médico-paciente y permite obtener la información necesaria sobre el problema que es motivo de la consulta. Se debe realizar en un ambiente tranquilo, con la privacidad que requiere el respeto a la individualidad de la paciente y con una actitud permisiva y respetuosa.

Valoración

Los elementos relativamente imprescindibles para el servicio de ginecología que se presta a las pacientes están enmarcados, en lo fundamental, por el interrogatorio (anamnesis) y el examen ginecológico.

Anamnesis

La anamnesis en ginecología, se debe sujetar a las reglas generales de todo interrogatorio clínico, con pequeñas modificaciones. Los primeros aspectos que se han de considerar son:

  1. Los datos de filiación como: nombre, edad, profesión y naturaleza.

  2. La edad se debe analizar con un poco de escepticismo, dado que, la mujer, tiende a confesar menos edad y este dato es muy importante ya que existen afecciones que son más frecuentes en las distintas etapas o décadas de su vida (niñez, adolescencia, juventud temprana, madurez, climaterio, posmenopausia y tercera edad). Después se pasa a los antecedentes familiares y personales. Es necesario conocer las condiciones de alimentación en la época de los 10 a 15 años, pues son decisivas para el desarrollo sexual y somático de la mujer.

  3. También es necesario conocer la menarquia, con las características de la menstruación. Se establece la fórmula menstrual inicial que se representa por un quebrado en el que la cifra superior es el número de días que dura la menstruación y la inferior, el intervalo que va desde el inicio de una menstruación al inicio de la siguiente.

  4. Otro aspecto importante es sobre la historia reproductiva, donde se investiga el empleo de anticonceptivos, los antecedentes obstétricos, como son: partos y abortos en orden cronológico y las características de estos.

  5. Se interroga acerca de las relaciones sexuales, a qué edad ocurrió la primera, las características actuales y si son satisfactorias o no.

Exploración ginecológica

Después de la anamnesis se debe realizar la inspección, en ginecología abarca 2 momentos distintos:

la inspección general en todo el organismo y la inspección local del abdomen y del aparato genital:

  1. Inspección general: se clasifica a la mujer en relación con su biotipo. Hay que fijarse en la facies y en el comportamiento de la paciente.

  2. Inspección local: se le realiza al abdomen y a los genitales externos. En el abdomen se puede observar la existencia de tumores, estrías, cicatrices, redes venosas superficiales y cambios de coloración. En la inspección de los genitales externos se pueden apreciar las lesiones de la vulva, tales como: afecciones inflamatorias, neoplasias benignas y malignas.

  3. Palpación: permite la recogida de datos no factibles por la simple inspección. Exige que la paciente esté acostada en decúbito dorsal, relajada y con las piernas flexionadas. Durante la palpación se busca, principalmente, la presencia de: hernias, ascitis, tumores y sus características, tales como: consistencia (firme, elástica o quística), movilidad (lateral), superficie (lisa o nodular), ubicación en el abdomen (hipogastrio o fosa ilíaca).

  4. Tacto: es el método exploratorio fundamental de la ginecología. Es importante que la mujer vacíe la vejiga y el recto. El tacto puede ser vaginal, rectal o vaginorrectal.
    Dentro del tacto vaginal aparece el tacto combinado el cual es una maniobra palpatoria modificada que es lo más esencial de toda la exploración ginecológica.
    El tacto rectal es una exploración muy valiosa para el ginecólogo, y no se debe desdeñar su realización en ningún caso. Tiene mucha utilidad para apreciar el estado de infiltración de los parametrios y de los ligamentos uterosacros en el carcinoma de útero.

  5. En el examen ginecológico se debe explorar las mamas, el abdomen, la pelvis, la vagina y el recto.

Posiciones más utilizadas en ginecología

Durante todo examen ginecológico es importante la posición de las pacientes para su reconocimiento, en el cual, el personal de enfermería debe ayudarlas para colocarse en las mesas de exploración o camillas, estas posiciones son:

  1. Posición de decúbito dorsal horizontal o supina: la paciente descansa sobre su espalda con las piernas extendidas y los brazos a lo largo del cuerpo. Esta posición se utiliza para la primera parte del examen, en la que se realiza la exploración de los senos. El abdomen se cubre con una sábana y se coloca una almohada debajo de la cabeza y una toalla sobre los senos.

  2. Posición ginecológica: se coloca la paciente en decúbito supino con los glúteos en los bordes de la mesa (muy importante) y los pies en los estribos, sobre soportes que se puedan desplazar con facilidad. Los estribos permiten la flexión de los muslos sobre el abdomen, hecho que facilita la relajación de los músculos abdominales y la exposición de los órganos genitales externos cuando se separan ambas rodillas. Siempre se debe cubrir a la paciente con sábanas adecuadas (cuestión de pudor).

  3. Posición genitopectoral: esta permite que la vagina se llene de aire, favorece el alejamiento de los intestinos y de la pelvis y ayuda a visualizar el cuello y la pared vaginal anterior.

  4. Posición de Sims: se utiliza para inspeccionar la pared vaginal y fístulas cervicovaginales. Acostada sobre el lado izquierdo con el brazo izquierdo extendido por atrás, a lo largo de la espalda, el seno izquierdo yace sobre la mesa, descansar la cadera en el extremo opuesto de la mesa, el muslo derecho y la rodilla doblada en flexión aguda, la pierna izquierda extendida ligeramente. Se debe colocar sábanas sobre la paciente de manera usual, de forma que queden cubiertos los genitales expuestos, doblando esta porción de la sábana en forma de v.

  5. Posición de litotomía: acostada sobre la espalda con la cabeza y hombros descansados en la mesa, piernas bien flexionadas y rodillas bien separadas, regiones glúteas en el extremo de la mesa, los pies en los estribos o descanso especial para estos, manos sobre el pecho o a los lados.

Preparación para la consulta ginecológica

El personal de enfermería debe tener en cuenta que la consulta conste de los materiales necesarios para el reconocimiento ginecológico de la paciente, estos materiales son:

  1. Mesa ginecológica.

  2. Luz portátil.

  3. Mesa pequeña de Mayo.

  4. Cubo para desechos.

  5. Parabán.

  6. Espéculo, lámina, espátula de Ayre, pipeta, tubos de ensayo, aplicadores montados.

  7. Cinta métrica, guantes, torundas, apósitos y lubri-cantes hidrosolubles.

  8. Tubo de material estéril.

  9. Pinzas:
    a) De Mayo.
    b) Portagasa.
    c) De biopsia.

  10. Solución salina y yodo.

  11. Estetoscopio clínico y esfigmomanómetro.

  12. Toalla, jabón y detergente.

Además, el personal de enfermería tiene la responsabilidad de la limpieza, la esterilización, mantenimiento y custodia de instrumentos, equipos y materiales, también debe cuidar de la organización de la consulta, el orden y la disciplina en la sala de espera.

Principios de asepsia y antisepsia

Para evitar las enfermedades cruzadas en la atención pacientes en ginecología hay que tener en cuenta ciertos principios de asepsia y antisepsia. Es necesario que enfermería cumpla y haga cumplir todas las medidas necesarias para evitar las enfermedades cruzadas en la consulta de ginecología, por lo que debe vigilar:

  1. Que las pacientes se acuesten en la mesa limpia.

  2. De una paciente a otra debe realizar desinfección mecánica y química de la mesa.

  3. Los instrumentos y materiales han de estar correctamente esterilizados, pues al estar sucios y contaminados albergan microorganismos patógenos.

  4. El lavado de las manos, antes y después de la atención a pacientes, es una medida importante para evitar la diseminación de microorganismos y limitar la transferencia de estos de una persona a otra.

  5. El personal de enfermería al manipular el material debe tener presente que el contacto con una superficie no estéril contamina un objeto estéril y, en caso de existir alguna duda con la esterilidad, se considera no estéril el objeto o campo.

Exámenes complementarios

Los más utilizados son los siguientes:

  1. Exudado vaginal: medio diagnóstico por el cual se conoce el gérmen que produce la leucorrea.

  2. Citología orgánica y funcional: es el estudio de las células desprendidas de las capas más superficiales de la vagina, útil para el diagnóstico de neoplasias malignas.

  3. Filancia y cristalización del moco cervical: para valorar la mucosidad en el cuello uterino.

  4. Colposcopia: examen que se realiza a través de un colposcopio, instrumento para visualizar el cuello del útero y sus lesiones, de forma amplificada.

  5. Biopsia de cuello uterino: permite el estudio anatomopatológico del cuello uterino y, consiste, en la toma de una porción de este.

  6. Prueba de Schiller: se fundamenta en que las células con crecimiento atípico están desprovistas de glucógenos y, por esto, dicha zona no se tiñe con esta solución yodada de color caoba como lo hacen las normales.

Cuidados de enfermería antes, durante y después del examen ginecológico

Antes del examen ginecológico, el personal de enfermería debe realizar los cuidados siguientes:

  1. Brindar psicoterapia a la paciente y explicarle en qué consiste el examen y que debe cooperar con el médico.

  2. Informar a la paciente, cuando la oportunidad lo permita, que la época para el examen es el período intermenstrual, siempre que no sea de urgencia.

  3. Preparar todo el material necesario, así como proporcionar buena luz para el examen.

  4. Colocar la mesa de instrumentos y el cubo de desecho al alcance del médico.

  5. Proporcionarle a la paciente bata adecuada y limpia para facilitar el reconocimiento; no obstante, se le debe explicar la forma adecuada de vestir para asistir a este tipo de consulta.

  6. Orientar a la paciente que evacue la vejiga antes de subir a la mesa de reconocimiento.

  7. Colocar el parabán.

  8. Ayudar a la paciente a subir en la mesa de reconocimiento e indicarle la posición indicada por el médico.

  9. Cubrir a la paciente con una sábana para conservar su individualidad.

Durante el examen el personal de enfermería debe realizar los cuidados siguientes:

  1. Acompañar a la paciente en todo momento, brindándole psicoterapia si fuese necesario.

  2. Ayudar a cambiar la posición de la paciente, cuidando que esté cómoda.

  3. Ayudar al médico en todo lo que necesite, alcanzándole los instrumentos y útiles necesarios.

  4. Estar atenta a cualquier manifestación de la paciente y que no entre ni salga del lugar, donde se esté realizando el reconocimiento, personal que sea ajeno.

Después del examen ginecológico, el personal de enfermería debe realizar los cuidados siguientes:

  1. Cerciorarse que la paciente quede debidamente limpia.

  2. Proporcionar o realizar curación, si es necesario.

  3. Ayudar a la paciente a bajarse de la mesa.

  4. Orientar instrucciones apropiadas, después que se halla bajado de la mesa, acerca de otros estudios, tratamiento y reconsulta que le indiquen.

  5. Brindar psicoterapia, si fue informada por parte del médico de que va ser ingresada u operada.

  6. Recoger el material que se utilizó y proceder a lavarlo, así como reordenar la consulta para la próxima paciente.