Enfermería
Cover Image
Historia de la Enfermería
Dedicatoria
Introducción
Un pequeño avance de las respuestas de la historia:¿por qué usan cofia las enfermeras?
Prácticas de enfermería en la Edad Antigua
Prácticas de enfermería en la Edad Media
Enfermería en la Edad Moderna
Florence Nightingale y el surgimiento de la enfermería profesional
Enfermería en la Época Contemporánea
Prácticas curativas en América
Fundación de los primeros hospitales y escuelas de medicina durante la colonización española
Prácticas de enfermería en el continente americano
Prácticas de enfermería en Cuba
Primera intervención y ocupación norteamericana en Cuba
Enfermeras del ejército interventor norteamericano
Fundación de las primeras escuelas de enfermeras (1899-1901)
Primeras graduaciones de enfermeras
Enfermeras cubanas en la segunda intervención norteamericana
Liderazgo de las enfermeras cubanas
Figuras destacadas de la enfermería cubana
Enfermeras cubanas en el primer cuarto del siglo XX
Enfermería cubana en el período 1925-1940
Constitución del 40 y sus efectos en la profesión de enfermería
Enfermería a partir del triunfo de la Revolución cubana
Consideraciones finales
Referencias bibliográficas
OTRAS FUENTES BIBLIOGRÁFICAS CONSULTADAS

Disponible libro a texto completo en versión pdf

El resto de las partes que integran el libro también se encuentran disponibles en dicho formato.

En caso necesario usted puede descargar el producto de Adobe "Acrobat Reader" para visualizar el contenido del libro en formato pdf accediendo al siguiente enlace:

Fundación de los primeros hospitales y escuelas de medicina durante la colonización española

La colonización en el continente americano aporta características significativas, de acuerdo a los intereses de los conquistadores. En el caso de los franceses e ingleses, que practicaron una colonización absentista, es decir, los colonos no permanecían todo el tiempo en los territorios conquistados y colonizados, y por tanto no fundaban sus familias en esos lugares, a ellos no les preocupó trasladar o "trasplantar" su cultura de origen; en cambio, los españoles, que ocuparon la parte inferior del norte de América, la parte central, caribeña y sur del continente, que permanecen todo el tiempo en la colonia, e incluso fundan allí sus familias, sí logran implantar y fusionar su cultura a la existente en estas regiones, lo cual se manifiesta de variadas formas y, en el caso de la medicina, en la temprana fundación de sus hospitales y escuelas de medicina y en la organización de la salud pública (tabla 1).

Tabla 1. Primeros hospitales fundados durante la colonización española

Año

Hospital

Lugar

1508

San Nicolás de Bari

Santo Domingo, Nueva España

1512

Hospital San Andrés

Santo Domingo, Nueva España

1515

Hospital Panamá

Panamá, Nueva España

1524

Hospital en México.

México, Nueva España

1525

Hospital Santiago de Cuba

Cuba, Nueva España

1534

Hospital de Dementes

México, Nueva España

1535

Hospital de Lima

Perú, Nueva España

1543

Hospital Santiago

Chile, Nueva España

1543

Hospital Río

Brasil, colonia portuguesa

1544

Hospital Bayamo

Cuba, Nueva España

1555

Hospital Civil Viejo La Habana

Cuba, Nueva España

1556

Hospital Barracón San Fco.

Cuba, Nueva España

1573

Hospital Militar San Felipe

Cuba, Nueva España.

1613

Hospital Buenos Aires

Argentina, Nueva España

1636

Hospital en Québec

Canadá, Nueva Francia

1643

Hospital en Montreal

Canadá, Nueva Francia

1658

Hospital en Manhattan

Trece Colonias, Nueva Inglaterra

1668

Hospital Mujeres San Francisco de Paula

Cuba, Nueva España

1681

Hospital Leprosos San Lázaro

Cuba, Nueva España

1731

Hospital en Filadelfia

Trece Colonias, Nueva Inglaterra

1752

Hospital en Pennsylvania

Trece Colonias, Nueva Inglaterra


En todos estos años, de los siglos XVI al XVIII, tanto durante la conquista como durante la colonización del continente americano, la situación epidemiológica se agudiza, pues tanto españoles como franceses e ingleses traen consigo numerosas enfermedades infecciosas: viruela, sarampión, paludismo, gripe, que afectan sensiblemente a estas poblaciones del norte, centro y sur del continente pues su espectro inmunológico no estaba preparado para esta variedad de enfermedades que no conocían. De ahí que las diferentes órdenes religiosas, fundamentalmente las dedicadas a la atención de los enfermos, que acompañaron a los colonizadores, desempeñaran una función fundamental con los enfermos en estos hospitales.

La fundación de los hospitales en estos años permite brindar una mejor atención a los pacientes, aunque la concepción inicial era que estas instalaciones atendieran a los militares y soldados, fundamentalmente; pero también servían como hospicios a las personas sin protección, por lo que estos lugares se consideraban como "casas santas" de la civilización y de la doctrina religiosa, no sólo como instituciones de salud.84

Aunque el desarrollo científico que aportó España al llamado "Nuevo Mundo" fue el principal resultado de la cultura renacentista en cuanto a los nuevos criterios astronómicos, físico-matemáticos, geográficos y biológicos en general, en el plano filosófico perduraron por mucho tiempo las concepciones escolásticas patrocinadas por la Iglesia.

A pesar de que Maquiavelo y otros pensadores italianos rompieron con la añeja relación entre dos mundos: lo terrenal y lo divino, es decir, lo político y lo religioso, España mantuvo el concepto de Estado-Iglesia en los siglos XVI y XVII, de modo que un número considerable de adelantos científico-técnicos fueron traídos a Cuba de manera tardía.85

Este molde escolástico, que hasta muy entrado el siglo XVIII comprimió el pensamiento español y lo alejó de las corrientes más dinámicas de la historia moderna, desde otro punto de vista menos utilitario contribuyó también a dar a la vida hispánica su firme estilo moral.

No cabe duda de que el dominio monárquico-clerical de la presencia hispánica sobre la ciencia sirvió de freno para su desarrollo general en América. El clero restringía, mediante la censura de libros, su expansión en las colonias. Mientras tanto, los movimientos antifeudales de los siglos XV y XVI en Europa Occidental también estuvieron dirigidos contra el dominio ideológico de la Iglesia Católica, imprimiendo una profunda huella en la ciencia, particularmente en la filosofía.

Para contrarrestar estas nuevas corrientes filosóficas se instauró el Santo Oficio de la Inquisición; pero las contradicciones en el campo de las ideas minaban desde dentro los principios teológicos, y el humanismo influye a la larga en las Universidades españolas de Salamanca (fundada en 1220) y Valladolid y, sobre todo, en la recién abierta Universidad de Alcalá de Henares (1508) y va penetrando, muy a pesar de la Iglesia, en la intelectualidad sacerdotal.

Durante la Revolución Francesa (1789) se produce la transformación del hospital en un lugar, además, para la enseñanza médica, y es a partir de la institucionalización de la cama individual del enfermo (1792), que surge el hospital moderno, tal y como se le conoce hoy. Por eso, paralelamente, con el desarrollo de los hospitales cobra un notable impulso la enseñanza de la medicina junto a la cama del paciente. Este indiscutible adelanto en la educación médica se hace sentir en las universidades ya creadas en América (tabla 2).

Tabla 2. Universidades creadas en América

Año

Escuela

Lugar

1530

Universidad

Santo Domingo

1553

Medicina en la Universidad

México

1645

Disección de cadáveres

Universidad México

1726

Dictado lecciones medicina

La Habana, Cuba

1728

Universidad de La Habana

Cuba

1765

Enseñanza medicina

Universidad Pennsylvania, EUA.86

En el caso de Cuba, en 1824 se logra un paso de gran importancia para la cultura y la ciencia al producirse la secularización. Se suprime oficialmente la dirección de la universidad por las órdenes religiosas, se pone en vigor un nuevo Plan de Estudios que contribuyó a un salto de avance en la enseñanza de las ciencias naturales y médicas. Se convierte así, la Antigua Real y Pontificia Universidad de San Jerónimo de La Habana, en la Real y Literaria Universidad de igual nombre. Esta última pasa a manos de varios cubanos destacados por sus ideas y aportes. En el caso de la Facultad de Medicina se amplía el número de cátedras y se incorpora un grupo importante de nuevas asignaturas: Higiene Privada y Pública, y Administración de Salud, entre otras.87

Una importante figura del siglo XVIII y principios del XIX es Tomás Romay Chacón (1764-1849), que funda y dirige el Papel Periódico de La Habana (1790-1864); integra la Real Sociedad Económica de Amigos del País, representando el pensamiento científico de la época; labora en el Hospital de San Francisco de Paula y enseña en el Hospital de San Ambrosio, e introduce la vacuna de Jenner contra la viruela, en 1804.88