Estomatología
Cover Image
Medicina Bucal I
Capítulo XI. Enfermedades de la articulación temporomandibular
Síndrome dolor disfunción miofacial
Luxaciones de la ATM
Artritis infecciosa temporomandibular
Artritis soriásica temporomandibular
Artritis traumática temporomandibular
Artrosis
Anquilosis
Lesiones del disco articular (menisco)
Fracturas de la articulación temporomandibular
Preguntas de comprobación
Bibliografía

Disponible libro a texto completo en versión pdf

El resto de las partes que integran el libro también se encuentran disponibles en dicho formato.

En caso necesario usted puede descargar el producto de Adobe "Acrobat Reader" para visualizar el contenido del libro en formato pdf accediendo al siguiente enlace:

Artritis infecciosa temporomandibular

Puede desarrollarse como consecuencia de la invasión microbiana dentro de la articulación, a modo de reacción inflamatoria articular por un foco séptico extraarticular.

Por tanto, esta artritis puede ser aséptica o séptica, las asépticas se explican como una respuesta inmunológica de los tejidos articulares y las sépticas pueden ser por tres vías: continuidad de un proceso séptico por infección directa consecutiva a punciones, inyecciones de medicamentos y por complicación de procedimientos quirúrgicos intraarticulares.

Cuando la infección se produce dentro de la articulación existe gran riesgo de destrucción de las estructuras articulares y a la anquilosis.

Características clínicas

Se caracteriza por gran abultamiento doloroso, con hipertermia e hipercromia local, hay limitación dolorosa de la articulación.

Como su nombre lo indica hay una infección pero está controlada. En esta artritis hay grandes destrucciones o fibrosis cicatrizal.

Tratamiento

El tratamiento debe comenzarse por la toma de una muestra del contenido articular, esta toma se realiza mediante una punción articular. Antes de conocerse el resultado se debe indicar antibioticoterapia por vía endovenosa. Cuando la infección es fúngica se administra anfotericin B y se recomienda la perfusión del mismo en la articulación.

Con una evolución de 72 horas si ya han cesado los signos de la inflamación local se procederá al abordaje quirúrgico y drenaje sin dilatación ni perfusión.

En todo paciente con artritis se deben realizar los procederes conservadores que consisten en la fisioterapia con precedencia de calor, ejercicios de relajación, generales y ejercicios moderados de apertura, cierre y de lateralidad. También pueden indicarse laserterapia y magnetoterapia para mejorar la cicatrización de los tejidos dañados.