Estomatología
Cover Image
Medicina Bucal I
Capítulo XI. Enfermedades de la articulación temporomandibular
Síndrome dolor disfunción miofacial
Luxaciones de la ATM
Artritis infecciosa temporomandibular
Artritis soriásica temporomandibular
Artritis traumática temporomandibular
Artrosis
Anquilosis
Lesiones del disco articular (menisco)
Fracturas de la articulación temporomandibular
Preguntas de comprobación
Bibliografía

Disponible libro a texto completo en versión pdf

El resto de las partes que integran el libro también se encuentran disponibles en dicho formato.

En caso necesario usted puede descargar el producto de Adobe "Acrobat Reader" para visualizar el contenido del libro en formato pdf accediendo al siguiente enlace:


Dr. Alfredo Ferro Rodríguez

Las articulaciones temporomandibulares (ATM) conectan la mandíbula al cráneo. Existen dos articulaciones de unión, una a cada lado de la cabeza, localizadas justo al frente de las orejas (figura 11.1).

Figura 11.1 Muestra el cóndilo en su cavidad glenoidea.

La abreviación ATM se refiere literalmente a la articulación, aunque suele usarse para referirse a cualquier trastorno o síntoma que se presente en esta región. Tales problemas abarcan sonidos de chasquidos en la mandíbula, incapacidad para abrir completamente la boca, dolor en la mandíbula, dolores de cabeza, de oído, en los dientes y otros tipos de dolor facial.

Los desórdenes de la ATM fueron ya reconocidos desde los tiempos de Hipócrates, pero adquirieron importancia a principios de 1930, cuando Good Friend publica su trabajo original en 1933, seguido poco después, en 1936, por J. B. Costen, un otorrinolaringólogo que escribió acerca de un síndrome en que síntomas del oído y los senos paranasales estaban relacionados con disfunciones de la articulación temporomandibular. En 1969 Séller e investigadores escribieron acerca de las enfermedades de la ATM pasando como afecciones auditivas. En 1962 O. F. Pinto escribió de un ligamento que conectaba al maleolo en oído medio con la cápsula y el disco articular de la ATM, él notó que al mover el ligamento se movían la cadena de osículos y la membrana timpánica. Esto lo posibilitaba la relación de ATM y el oído. En 1986 E. Kamori confirmó este descubrimiento, pero también determinó que existen dos ligamentos, el disco maleolar y el esfeno mandibular. En 1977, H. Arlen describió un síndrome otomandibular.

Desde 1987 diferentes investigadores otorrinolaringólogos y odontólogos han hecho estudios acerca de la relación entre el oído y la ATM y han incorporado dentro de los síntomas y signos de la disfunción de la ATM, al vértigo (mareos), hipoacusia (disminución de la audición), sensación de oídos tapados, otalgia (dolor de oído), dolor en las áreas de la cara y cuello y tinnitus (zumbidos).

Este tema es y ha sido a través del tiempo muy controvertido, pues existe gran diversidad de criterios en relación con su denominación y etiología, así como con su diagnóstico y tratamiento.

En 1955 Schwartz utiliza el término de síndrome de dolor disfunción de la ATM, otros prefieren el término de síndrome dolor disfunción del aparato temporomandibular en lugar de plantear de la articulación propiamente dicha, pues estructuras vecinas a ellas (músculos, sistema dentario) hacen más amplio dicho término. Se utiliza igualmente el término de síndrome dolor disfunción miofacial.