Imaginología
Cover Image
Atlas de Ecocitopatología diagnóstica en las lesiones abdominales
Capítulo 8. Ovario
Introducción
Aspecto normal
Ecografía de la modificación ovárica según el ciclo menstrual
Citología
Técnica para la obtención de la muestra citológica guiada por la ecografía
Ventana de abordaje
Zona de la lesión a puncionar
Técnica para la obtención de la muestra citológica
Posibles elementos citológicos contaminantes de los extendidos
Por la vía transvaginal
Por la vía transabdominal
Técnicas de tinción
Ecocitopatología en los tumores del ovario
Tumores epiteliales
Cistoadenoma y cistoadenocarcinoma seroso
Cistoadenoma y cistoadenocarcinoma mucinosos
Carcinoma endometrioide
Carcinoma de células claras
Tumor de Brenner
Tumor mesodérmico mixto maligno
Tumores indiferenciados
Criterios ecográficos generales de las lesiones epiteliales
Tumores de las células germinales
Quiste dermoide
Quiste dermoide con tumor maligno secundario
Teratoma sólido
Teratoma inmaduro
Estruma ovarii
Tumor carcinoide ovárico
Disgerminoma
Coriocarcinoma
Tumor del seno endodérmico o tumor del saco vitelino
Carcinoma embrionario
Tumores del estroma y de los cordones sexuales
Tumor de células de la granulosa
Tumor de células de la granulosa juvenil
Fibrotecoma
Tumor estromal esclerosante
Tumor de células de la granulosa juvenil
Tumor de los cordones sexuales con túbulos anulares
Otros tumores que afectan al ovario
Tumor de partes blandas no específico del ovario
Linfomas y leucemias
Metástasis al ovario
Tumores de origen incierto
Carcinoma de células pequeñas con hipercalcemia
Ecocitopatología de las lesiones seudotumorales
Procesos inflamatorios
Ooforitis aguda y crónica
Lesiones quísticas no neoplásicas
Quiste folicular
Quiste del cuerpo lúteo
Quiste luteínico
Quiste folicular luteinizado del embarazo puerperio
Enfermedad poliquística de los ovarios
Quiste endometriósico
Complicaciones de la CAF del ovario
Bibliografía

Disponible libro a texto completo en versión pdf

El resto de las partes que integran el libro también se encuentran disponibles en dicho formato.

En caso necesario usted puede descargar el producto de Adobe "Acrobat Reader" para visualizar el contenido del libro en formato pdf accediendo al siguiente enlace:

Cistoadenoma y cistoadenocarcinoma seroso

Constituyen el 30 % de todas las neoplasias ováricas. La mayoría son benignos (60 %), el 15 % potencialmente maligno y el 25 % malignos. La bilateralidad y la siembra peritoneal es más frecuente que en la variedad mucinosa.

Macroscopia

Los cistoadenomas serosos benignos son tumores quísticos uniloculares o multiloculares, con paredes y tabiques finos y sin vegetaciones en su interior. La variedad maligna muestra paredes y tabiques gruesos y excrecencias papilares en los tabiques. El contenido de estas lesiones es seroso claro, amarillento y transparente, eventualmente hemorrágico.

Microscopia

Los cistoadenomas tienen un revestimiento de células cúbicas o cilíndricas que pueden formar pequeñas proyecciones papilares. Si la base estromal de las papilas prolifera, se consideran como cistoadenofibromas.

Cuando existe estratificación de las células, las papilas muestran un patrón ramificado complejo, hay atipia citológica y no existe invasión del estroma, se trata de un tumor seroso de bajo grado de malignidad o limítrofe (borderline).

Si además de los rasgos morfológicos anteriores se encuentra invasión del estroma, necrosis y pleomorfismo celular se corresponde con un cistoadenocarcinoma seroso.

Todos estos tumores pueden contener calcificaciones microscópicas (cuerpos de psamoma).

Fig. 8.41. Histología del ovario. Cistoadenoma seroso. Pared revestida por células cúbicas ciliadas. H/E x 400.

Fig. 8.42. Histología del ovario. Cistoadenofibroma. Revestimiento de la papila por células cúbicas. Estroma fibroso. H/E x 400.


Fig. 8.43. Histología del ovario. Tumor seroso borderline. Proyecciones papilares de células estratificadas con atipia sin invasión del estroma. H/E x 400.

Fig. 8.44. Histología del ovario. Cistoadenocarcinoma papilar seroso. Estructuras papilares complejas con atipia celular e invasión del estroma. H/E x 400.

Ecografía

Al igual que la citopatología, la ecografía permite orientarnos en el diagnóstico positivo y diferencial de estas lesiones al poder identificar patrones que los sugieran.

CISTOADENOMA SEROSO.. Puede presentarse bajo 2 formas o patrones ecográficos: la forma quística unilocular y la multilocular.

Forma quística unilocular. Se observa como una lesión quística redondeada u oval de paredes finas y contornos regulares. Su contenido es anecoico o finamente ecogénico y es difícil de diferenciar de un quiste folicular si es de pequeño tamaño.

Fig. 8.45. Ecografía abdominal. Cistoadenoma seroso. Forma quística unilocular. Corte oblicuo en hipogastrio en el que se observa una imagen quística en proyección del ovario derecho. Hay un nódulo (N) de aspecto fibromatoso en el útero.

Fig. 8.46. Ecografía abdominal. Cistoadenoma seroso. Forma quística unilocular. Corte longitudinal en el hipogastrio en el que se ve una imagen quística de paredes finas y con reforzamiento posterior del sonido, por detrás y por encima de la vejiga.

Forma quística multilocular. Su aspecto ecográfico es parecido al anterior pero los quistes son múltiples, con tabiques finos y regulares.

En ambas formas de presentación la ECO-3D es de utilidad para el estudio de la pared interna de la lesión, así como de sus tabiques.

Fig. 8.47a. Ecografía abdominal. Cistoadenoma seroso. Forma quística multilocular. Corte longitudinal en el hipogastrio, en el que se observa una imagen quística localizada por detrás de la vejiga, de paredes finas y con un tabique en su interior que se define mal.

Fig. 8.47b. Ecografía transvaginal. Corte transversal a la lesión del hipogastrio, en el que se visualizan mejor sus características. La pared y el tabique interno son finos y bien definidos.

c
d

Fig. 8.47c y d. ECO-3D transvaginal. Reconstrucciones volumétricas con técnica de superficie, en las que se logra ver el grosor del tabique y resaltan lo regular de la superficie interna de la lesión.

El diagnóstico diferencial (DD) con su variedad maligna es difícil de realizar en muchas oportunidades y el Doppler color (DC) o angio poder son de utilidad al no reconocer vascularización patológica en los tabiques.

CISTOADENOCARCINOMA SEROSO.. Según su tiempo de evolución pueden adquirir 5 formas de presentación ecográfica, algunas de las cuales recuerdan a su variedad benigna. Ayudan a la diferenciación el empleo del DC y angio poder al reconocer vascularización patológica con flujo de baja resistencia a nivel de la pared del tumor, en los tabiques y masas. Por otra parte la ECO-3D también es útil para el estudio de su superficie interna y la caracterización de los tabiques y vegetaciones.

Forma quística unilocular. Se presenta como una lesión ecolúcida redondeada u oval, de paredes finas y contornos regulares. Su contenido es anecoico o finamente ecogénico, difícil de diferenciar de un quiste funcional o de su variedad benigna (cistoadenoma seroso unilocular).

Forma quística multilocular. Es muy parecido al anterior y se ven tabiques finos y regulares que se engruesan en las zonas de entrecruzamiento.

Fig. 8.48. Ecografía abdominal. Cistoadenocarcinoma seroso quístico multilocular. Corte transversal en el hipogastrio (composición fotográfica) en el que se observa una masa quística multitabicada con engrosamiento de los tabiques a nivel de su intersección, en proyección de ambos ovarios. El útero es pequeño y central.

Fig. 8.49a. Ecografía abdominal. Cistoadenocarcinoma seroso quístico multilocular. Corte longitudinal en el hipogastrio (composición fotográfica) donde se ve una gran masa quística localizada por detrás de la vejiga, con múltiples y gruesos tabiques y componente sólido hacia su porción inferior.

Fig. 8.49b. Ecografía angio poder abdominal. Estudio selectivo de una región del tumor en el que se observan vasos patológicos a nivel de los tabiques.

a
b

Fig. 8.50 a y b. ECO-3D abdominal. Reconstrucción volumétrica con técnica de superficie, 2 vistas, en las que se logran visualizar mejor las características y distribución de los tabiques del tumor.

Forma mixta. Muestra un patrón similar al multilocular, pero se visualizan vegetaciones sobre los tabiques en forma de nódulos pequeños, a veces difíciles de identificar, cuando son de mayor tamaño se presentan como masas de aspecto digitiforme.

Fig. 8.51. Ecografía abdominal. Cistoadenocarcinoma seroso mixto. Corte longitudinal en el hipogastrio (composición fotográfica) en la que se logra ver parcialmente un gran tumor quístico que se localiza por encima del útero normal, con gruesos tabiques y vegetaciones que les da un aspecto mixto.

Fig. 8.52. Ecografía abdominal. Cistoadenocarcinoma seroso mixto. Vista selectiva del tumor quístico de contenido ecolúcido, con tabiques y vegetaciones groseras.

Fig. 8.53. Ecografía transvaginal con angio poder del ovario. Cistoadenocarcinoma seroso mixto. En estos tumores malignos se logra, con la técnica de angio poder visualizar los vasos patológicos a nivel de los tabiques.

Fig. 8.54. ECO-3D del ovario. Cistoadenocarcinoma seroso mixto. Reconstrucción volumétrica con técnica de superficie. Las características de los tabiques y las vegetaciones intratumorales se hacen más evidentes.

Forma semisólida o semilíquida. No es más que la evolución de la forma mixta en que las vegetaciones empiezan a llenar al quiste y este toma un aspecto complejo predominantemente sólido.

Fig. 8.55. Ecografía angio poder del ovario. Cistoadenocarcinoma seroso semisólido. Estudio selectivo del tumor, las vegetaciones han crecido y lo ocupan en casi su totalidad.

Fig. 8.56a. Ecografía abdominal. Cistoadenocarcinoma seroso semilíquido. Corte longitudinal en el hipogastrio, donde se observa la relación del tumor ovárico con la pared posterior de la vejiga, que se encuentra interrumpida en su porción más baja (flechas).

Fig. 8.56b. ECO-3D del abdomen. Reconstrucción volumétrica, vista lateral, del tumor y la vejiga. En este corte se puede observar la integridad de la pared vesical (flechas), y su relación con el tumor ovárico.

Fig. 8.56c. ECO-3D del abdomen. Reconstrucción volumétrica, vista lateral, del tumor y la vejiga. Corte a otro nivel, el componente sólido del tumor interrumpe la pared vesical por infiltración.

Forma sólida pura. Es el período final el tumor aparece como una masa ecogénica y heterogénea sin características específicas, muy difícil de diferenciar de un tumor sólido.

Fig. 8.57a. Ecografía abdominal. Cistoadenocarcinoma seroso sólido. Corte longitudinal en el hipogastrio (composición fotográfica), en el que se observa una masa tumoral mixta, con predominio sólido, localizada por encima del útero y la vejiga.

Fig. 8.57b. Ecografía angio poder del tumor. Estudio selectivo de la tumoración, donde se aprecian vasos patológicos a nivel de los tabiques y vegetaciones.

Citopatología

A continuación describiremos las características citopatológicas distintivas de estos tumores.

CISTOADENOMA SEROSO. El material obtenido es similar al de otros quistes. Los extendidos están constituidos por grupos aislados de células epiteliales columnares o cuboidales, de citoplasma escaso y pueden verse cilios en la superficie, así como macrófagos dispuestos sobre un fondo granular o eosinófilo. A veces hay papilas sin atipia.

Fig. 8.58. CAF del ovario. Cistoadenoma seroso. Grupo epitelial papilar de células sin atipia. H/E x 400.

Fig. 8.59. CAF del ovario. Cistoadenoma seroso. Estructura papilar constituida por células cuboidales de núcleos redondos. H/E x 1 000.

CISTOADENOCARCINOMA SEROSO. Los extendidos están constituidos por células columnares o cuboidales, organizadas en grupos sincitiales y papilares, con moderada cantidad de citoplasma. Los núcleos son pleomórficos con nucleolos, a veces hipercromáticos y con seudoinclusiones. Pueden verse cuerpos de psamoma.

Fig. 8.60. CAF del ovario. Tumor seroso limítrofe. Grupo de células que muestran estratificación y pleomorfismo nuclear. Presencia de necrosis en el fondo del extendido. H/E x 400.

Fig. 8.61. CAF del ovario. Tumor seroso limítrofe. Vista de acercamiento donde se aprecia mejor la estratificación nuclear. H/E x1 000.

Fig. 8.62. CAF del ovario. Cistoadenocarcinoma. Grupo de aspecto papilar constituido por células que muestran un marcado pleomorfismo. H/E x 400.

Fig. 8.63. CAF del ovario. Cistoadenocarcinoma seroso. Estructura papilar compleja. H/E x 400.

Fig. 8.64. CAF del ovario. Cistoadenocarcinoma seroso. Estructura papilar con atipicidad nuclear. H/E x 1 000.

Fig. 8.65. CAF del ovario. Cistoadenocarcinoma seroso. Grupo de células dispuestas en estructuras papilares. Pleomorfismo nuclear. H/E x 1 000.

Fig. 8.66. CAF del ovario. Cistoadenocarcinoma seroso. Grupos de células atípicas con patrón papilar y presencia de cuerpos de psamoma. H/E x 400.