Libros de Medicina General Integral
Cover Image
Medicina General Integral. Volumen I Salud y Medicina
Parte IV. Salud
Capítulo 18. Salud familiar
Capítulo 21. Enfoque prevantivo y factores de riesgo
Estrategias para la prevención
Prevención primordial
Prevención primaria
Prevención secundaria
Prevención terciaria

Disponible libro a texto completo en versión pdf

El resto de las partes que integran el libro también se encuentran disponibles en dicho formato.

En caso necesario usted puede descargar el producto de Adobe "Acrobat Reader" para visualizar el contenido del libro en formato pdf accediendo al siguiente enlace:

Prevención terciaria

 Se denomina así a todos los actos destinados a disminuir la prevalencia de las incapacidades crónicas en una población para reducir al mínimo las invalideces funcionales provocadas por la enfermedad.
 

Atendiendo a los diferentes niveles de prevención se?alados, en la práctica del especialista en medicina general integral se desarrollan acciones que son la base para un adecuado manejo preventivo que tienda a modificar el estilo de vida y las características ambientales, disminuir la prevalencia de los factores de riesgo, de la enfermedad y de las incapacidades.

 Estas acciones son las siguientes:

  • Dispenzarización de los factores de riesgo.

  • Desarrollo del análisis de la situación de salud con un enfoque integrado de los factores de riesgo.

  • Garantizar la participación comunitaria en la identificación de los principales problemas de salud y en la elaboración del plan de acción con un enfoque preventivo.

  • Desarrollar una acción intersectorial.

  • Promover las investigaciones relacionadas con la prevención de los factores de riesgo en su área de atención.

 La figura 21.1 representa un modelo del manejo de los factores de riesgo, que se enfoca con dos vertientes: una relacionada con las personas y otra con el personal de salud.

Fig.21.1. Manejo de factores de riesgo. 

Atendiendo al enfoque relacionado con las personas, la prevención de los factores de riesgo va dirigida a todos los grupos de edades; así, por ejemplo, esta se tiene en cuenta desde la etapa preconcepcional, donde hay que garantizar una adecuada planificación familiar para que la mujer logre un embarazo normal.

 Desde el nacimiento, la infancia y la adolescencia hay que incorporar patrones adecuados de vida, relacionados con hábitos alimentarios, práctica de ejercicio físicos, evitar el hábito de fumar y de ingestión de bebidas alcohólicas, para que el adulto joven tenga un estilo de vida sano. En la tercera edad mediante acciones de salud, resulta importante disminuir la prevalencia de los factores de riesgo y promover hábitos saludables para aquellos que no lo tienen.

 A través del cumplimiento de los diversos programas de salud establecidos para cada grupo de edad, el médico de familia puede tener el control adecuado de los factores de riesgo.

 En relación con el personal de salud, el médico se basa en tres pilares fundamentales para manejar los factores de riesgo: el diagnóstico, la asesoría y la ayuda (fig. 21.2). Tomando como ejemplo el tabaquismo, estos tres elementos pueden explicarse de la siguiente manera:

Fig.21.2. Esquema de control de factores de riesgo, tomando como ejemplo el tabaquismo.

 Diagnóstico. Se lleva a cabo mediante la entrevista, interrogando al paciente sobre los factores de riesgo para lograr su identificación, también en el transcurso del exámen médico o en algunos casos a partir de algunas investigaciones. Este pilar resulta de mucha importancia debido a que en la medida en que se diagnostiquen con mayor prontitud, mayor será la probabilidad de lograr su control o erradicación.

 Asesoría. Se refiere a la información que el médico debe brindar, por ejemplo, al paciente fumador, ya sea aquel que tenga intenciones de dejar de fumar, o no. se le mostrará los beneficios o ventajas de no fumar, de aceptar el cese del hábito, y se definirá un plan de acción. Si el paciente no acepta, se le ofrece la ayuda y se vuelve a intentar en otra ocasión.

 Ayuda. Dirigido a aquellas personas que aceptan dejar el hábito. Se pueden incluir diferentes esquemas de tratamiento.